Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

Robo en plena carretera de Tierra del Fuego: ladrones ni siquiera perdonaron las señaléticas

Por Alejandro Perkic Martes 31 de Agosto del 2021
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1,240
Visitas

Un robo por casi 8 millones de pesos denunció ante Carabineros de Porvenir el contratista de obras viales puntarenense Oscar Gallardo, quien detalló que el fin de semana le fueron sustraídas desde el sector donde ejecuta trabajos con su personal, en la ruta Bahía Chilota-Gente Grande y en su cantera, en un lote del cordón Baquedano, todas sus herramientas y la existencia de petróleo, extraído del interior de sus máquinas de operación. Pero lo peor de todo -indicó- es que los autores del delito cortaron casi la mitad del extremo aún expuesto, y listo para recibir cobertura de estabilizado, de la membrana geotextil que ya se extendía por 300 metros, en el camino que bordea el estrecho de Magallanes, que su empresa está mejorando en el kilómetro 1,5 desde la caleta pesquera.

“Estamos mejorando el sector por encargo de Vialidad, que propuso levantar el camino porque después tienen que sacar otro proyecto para hacer muros, entonces estábamos instalando un geotextil para levantar el terraplén, lo tapamos con material y lo que asomaba lo cortaron y se lo llevaron. ¡Si se robaron hasta las placas de los letreros de la señalética!”, exclamó el micro empresario.

Lo más complicado, explicó muy afectado, es el daño causado a la membrana geotextil, que significa que ahora deberá excavar para retirar lo que queda y reemplazarlo, lo que atrasará la totalidad de las obras por 15 días, sin contar el gasto extra para recuperar todo lo perdido por la acción de los antisociales. Dijo que si bien tenía cuidador en la cantera, en el área de trabajos no, porque nadie prevé que roben un elemento instalado en una obra en marcha.

En cuanto al petróleo, éste desapareció desde la cantera que tenía instalada ante la parcela del ganadero Vladimiro Gallardo Poll y que ahora reubicó en el predio del estanciero Enrique Cuevas, donde confía que sus máquinas estarán más reguardadas. “Es una pena lo ocurrido, porque esa ruta se está mejorando para la comunidad, con geotextil para evitar que el mar socave el camino y nadie pensaría que llegarían a terreno a robar y causar tanto daño”, lamentó el afligido constructor.