Necrológicas
  • Myrta Olivia Quilodrán Subiabre
  • Rosa Mancilla Ampuero
Son importantes para la captación de carbono

34% de las represas del castor están afectando a las turberas en la isla

Por La Prensa Austral Martes 30 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
107
Visitas

Uno podría decir que esta región es el sumidero de Chile en el sentido que el 95% de todas las turberas del país están ubicadas acá junto con los humedales. Los estudios muestran que en esta región cubren 3,1 millones de hectáreas y las turberas de Patagonia son capaces de almacenar 4,7 veces más carbono que toda la biomasa forestal en Chile”, destaca Eve Crowley, representante regional adjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao) para América Latina y el Caribe.

Y agrega: “Las turberas son parte de un ecosistema y de una biodiversidad única en el mundo que se encuentra aquí en Chile que desde una mirada internacional vale la pena conservar y esto en su conjunto es importante entender”.

El daño a las turberas, provocado por la invasión del castor, especie que fue introducida en el lado argentino de la isla Tierra del Fuego en 1946, es latente considerándose que el 34% de las represas que arman los castores está afectando a las turberas de la isla fueguina.

Es parte del diagnóstico que arroja el estudio desarrollado al amparo del Proyecto Gef-Castor, apoyado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao) y el Ministerio del Medio Ambiente, que terminará de ejecutarse en agosto de 2022 luego de cinco años de desarrollo y que entregará los lineamientos de acciones a futuro para encarar la plaga de la especie invasora desde Canadá y que ya ha dañado más de 27 mil hectáreas en la isla y pérdidas por US$73 millones, al desviar cursos de agua para construir sus represas e inundar vastas zonas boscosas y de turbas.

Eve Crowley destaca que los bosques de esta región de la Patagonia almacenan tres veces más carbono por hectárea que los bosques de Amazonia. Esto refleja la magnitud de la importancia de la región para la mitigación del cambio climático y la necesidad de conservar este ecosistema donde el boque y las turberas están interconectadas en algunas de las zonas.

“Casi un tercio de todas las represas hechas por los castores están ubicadas en zonas de turberas. Muestra el riesgo particular que esta especie invasora es una amenza para este ecosistema. Las especies invasoras son la segunda causa en el mundo de la pérdida de la biodiversidad, junto al cambio climático y al cambio de uso de suelo”, recalca.

Para ello el castor inunda una zona y conlleva la muerte de la turbera. “Impacta a la biodiversidad asociada a la turbera. Además, el castor drena turberas porque al hacer canales por debajo, el agua que está contenida se drena y se seca y al secarse se transforma en un pastizal seco y con ello viene la liberación de carbono”, agrega.

Por ello advierte que el Fondo Ambiental Global (Gef por su sigla en inglés) se interesó en trabajar este proyecto cofinanciado por el Estado chileno porque este territorio nacional tiene 31 mil especies de plantas, animales, hongos, insectos y un cuarto de estas son endémicas, encontrándose solamente en este país. “Su biodiversidad tiene una potencialidad enorme para el futuro”, agregó Eve Crowley.

Acciones a futuro

Además, dice que los paisajes prístinos de la región, valorados internacionalmente como identidad turística de Magallanes, están en riesgo ante lo cual es necesario proyectar cómo enfrentar esta plaga.

El mismo estudio estima que si se adoptaran acciones, otorgándose los recursos necesarios, la plaga del castor podría extinguirse en quince años.

El Estado de Chile lleva 25 años realizando actividades de control y prevención de esta invasión biológica. En el año 2008 se firmó un acuerdo binacional Chile – Argentina que establece un marco de cooperación en esta materia. Incluso Chile ha invertido casi US$4 millones en investigación y acciones de control de la especie.

Eve Crowley detalla que al finalizar el proyecto se entregará al gobierno el plan estratégico y de gobernanza; el sistema de información y alerta temprana que permite identificar las áreas ya ocupadas por el castor y que se actualiza acorde a los reportes que se van agregando mediante una aplicación; manuales de gestión aplicables a las distintas realidades territoriales; modelos para proyectar la expansión de la especie y protocolos de intercambio de información a nivel nacional y binacional, considerando que en lado argentino también se ejecuta un estudio similar al que se ejecuta en Chile.