Necrológicas
  • Angela Irlanda Navarro Arteaga
EDITORIAL

Discusión sobre el matrimonio igualitario

Por La Prensa Austral Martes 7 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
42
Visitas

Luego de resolver discrepancias que se relacionan con temas de filiación, derechos laborales y ley de identidad de género, la Comisión Mixta del Congreso concluyó ayer su análisis respecto del proyecto de ley de matrimonio igualitario.

Esta iniciativa, ingresada a trámite legislativo el 5 de septiembre de 2017, modifica diversos cuerpos legales para regular, en igualdad de condiciones, el matrimonio de parejas del mismo sexo.

Al cierre de esta edición, se esperaba que el Ejecutivo refrendara su patrocinio de una indicación relativa a la identidad de género y hoy el proyecto debería someterse a votación en la sala del Senado.

Entre los acuerdos alcanzados ayer, está el relativo a la filiación de los hijos, suprimiéndose la norma que precisaba que ésta “nunca podrá determinarse por más de 2 personas”. La mayoría de los legisladores consideró que el inciso era innecesario y que, en ningún caso, se abre la puerta a situaciones como las de vientre de alquiler.

También vinculado a este tema, hubo un extenso debate que permitió convenir que la filiación del hijo que nazca por la aplicación de técnicas de reproducción humana asistida quedará determinada respecto de las dos personas que se hayan sometido a ellas.

Otro asunto convenido fue sobre el régimen y ejercicio del cuidado personal de las niñas y los niños, garantizándose la no discriminación por, entre otros, las orientaciones sexuales, la identidad o la expresión de género, la filiación o la apariencia personal. También se reemplaza la palabra padres por progenitores.

Además, entre otros aspectos, se homologó los derechos de madres y padres trabajadores al gestante y la pareja.

Esta iniciativa es fruto de una larga demanda de las comunidades homosexuales, en cuanto a consolidar las relaciones de pareja de personas del mismo sexo y garantizándoles el mismo estatus legal y los mismos derechos que tienen los vínculos matrimoniales entre individuos heterosexuales.

Si bien para ciertos grupos sociales el proyecto es altamente controversial -principalmente desde la perspectiva de valores religiosos-, tiene todo sentido respecto de los derechos humanos y la igualdad que tienen todas las personas.