Necrológicas
EDITORIAL

Preocupación por nueva variante del coronavirus

Por Juan Tapia Miércoles 8 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
36
Visitas

– Todo esto, lleva a los expertos a sugerir que se fortalezcan las medidas de prevención y autocuidado para minimizar el impacto de Ómicron puede tener en la salud de la población…

A casi dos años de que el mundo fuera impactado con el coronavirus, todavía no se puede dar por superada la pandemia y, cuando creíamos que estaba controlada la variante Delta, apareció otra cepa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), tras recibir un informe del grupo consultivo técnico sobre la evolución del virus, calificó de preocupante la variante denominada Ómicron, entre otros atributos, porque es más contagiosa que sus predecesoras, entre ellas la Delta, pudiendo llegar a superarla respecto del número de infectados.

Esta variante ya llegó a Chile, luego de que se detectara el ingreso de un pasajero proveniente de Ghana que llegó al país el pasado 25 de noviembre.

Todavía se esperan mayores datos para determinar cuán peligrosa es esta cepa, pero se han registrado casos que hacen temer una mayor severidad.

Pero, lo que inquieta es que Ómicron llega en un momento de alta movilidad, producto de las fiestas de fin de año y del inicio de las vacaciones en el hemisferio sur.

Además, en el caso chileno, nuevamente estamos a un nivel de 2.000 contagiados nuevos diarios y un leve aumento de la positividad diaria. En tal contexto, se ha seguido avanzando en el proceso de vacunación, alcanzándose que el 91% de la población objetivo mayor de 18 años completara su esquema.

Un aspecto importante es que la reinfección por la variante Ómicron puede ser mayor y esto impone mayores análisis para verificar la eficacia protectora de las vacunas existentes.

Pese a ello, el Ministerio de Salud ha optado por no cerrar las fronteras e ir, más bien, por el camino de la detección precoz.

Todo esto, lleva a los expertos a sugerir que se fortalezcan las medidas de prevención y autocuidado para minimizar el impacto que Ómicron puede tener en la salud de la población y, por consiguiente, en la vida cotidiana de la gente y el sistema productivo del país.