Necrológicas
EDITORIAL

Todos humanos, todos iguales

Por La Prensa Austral Sábado 11 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
84
Visitas

L

a Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano.

Pero, pese a que se selló en 1948, uno de sus principios fundamentales, la igualdad, sigue siendo un imperativo y un desafío para gran parte de los países que suscribieron tal declaración.

Ayer se celebró el Día Internacional de los Derechos Humanos que tuvo, precisamente, como tema la temática de la igualdad.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, reza el artículo 1º de la referida declaración universal y este año se quiso reforzar tal principio con el eslogan “todos humanos, todos iguales”.

Tanto en la región como en el resto del país y del mundo, hubo actos y alusiones a esta efeméride, en el entendido que los principios de igualdad y de no discriminación son la esencia de los DD.HH. y que, respecto a ellos, aún los Estados tienen que realizar mayores esfuerzos para promoverlos y reducir las desigualdades.

Tales aseveraciones son válidas aun en términos económicos, pues la igualdad está alineada con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que busca promover el desarrollo integral de los pueblos. Ello supone abordar y hallar soluciones para formas arraigadas de discriminación que han afectado a las personas más vulnerables. Por ejemplo, una sociedad que excluya a las mujeres o las tenga marginadas del mercado laboral tendrá menos oportunidades de crecer, pues está dejando fuera de él a más de la mitad de su población.

La igualdad, el respeto, la no discriminación y la inclusión son, entonces, elementos consustanciales a un país respetuoso de los derechos humanos y desarrollado, socioeconómicamente hablando.

Cuando estamos cerrando este 2021 tan marcado por la pandemia y la crisis económica y estando próximos a iniciar un nuevo año, cobra mucho sentido dar mayores pasos para establecer en el discurso y en los hechos que todos somos humanos y todos somos iguales.