Necrológicas
EDITORIAL

El fantasma de la abstención

Por La Prensa Austral Domingo 12 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
47
Visitas

– A una semana de la segunda vuelta, inquieta que muchas personas sientan que es una alternativa válida el no acudir a sufragar. La abstención es, una vez más, un fantasma que puede empañar y restar legitimidad a este proceso eleccionario tan trascendental.

El próximo domingo, los ciudadanos están convocados a las urnas para definir quién será el próximo Presidente de Chile. En este balotaje, se enfrentarán el abanderado del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, y el candidato de Apruebo Dignidad y gran parte de las fuerzas concertacionistas, Gabriel Boric.

Mucho se ha especulado respecto de la supuesta polarización del país, al identificarse a Kast y a Boric como exponentes de los extremos del espectro político.

El endurecimiento del intercambio de ideas de ambos candidatos poco ha aportado para disipar tales temores, aunque aquello parece más propio de la estrechez de los resultados de la primera vuelta, la necesidad de marcar diferencias sustanciales y de provocar al adversario para provocar un error no forzado que permita inclinar la balanza en los últimos días de propaganda electoral. En todo caso, lo que no se puede permitir es la descalificación y las acusaciones sin fundamento.

La conformación del nuevo Congreso, que asumirá a partir de marzo del próximo año, permite, sin embargo, morigerar los vaticinios cuasi apocalípticos sobre la paz social y el crecimiento económico desde el momento que uno de los dos reciba la banda tricolor.

Un tema para un debate más profundo es por qué el centro político, tan necesario para dar equilibrio a todo gobierno y/o para atenuar la acción opositora, ha ido desarticulándose y, al menos en estos comicios, no logró concitar el voto ciudadano. Hay muchas razones para explicar esto, desde las teorías conspiratorias hasta los propios errores de los partidos y corrientes que representan a los sectores más moderados.

A una semana de la segunda vuelta, inquieta que muchas personas sientan que es una alternativa válida el no acudir a sufragar. La abstención es, una vez más, un fantasma que puede empañar y restar legitimidad a este proceso eleccionario tan trascendental.