Necrológicas
  • María Yutronic Díaz
  • Olga Elgueta Vargas
  • Emma Alicia Navarro Aguilera
  • Antenor del Carmen Teno Vivar

“Por si las moscas”, “Un condoro” y “Pasarlo chancho” son los dichos más utilizados por los chilenos

Por La Prensa Austral Viernes 11 de Febrero del 2022

Compartir esta noticia
375
Visitas

Un estudio elaborado por la Fundación Imagen de Chile, revela que las expresiones como “Por si las moscas, “mandarse un condoro” y “pasarlo chancho” son las más utilizadas por los chilenos. 

Esta nueva versión del sondeo titulado “Orgullo chileno” muestra que los animales son los protagonistas de los dichos más populares del país. 

La encuesta preguntó “cuál era la expresión que más utilizaban”, y los tres primeros lugares se lo llevaron los dichos “Por si las moscas” (28%), “Mandarse un condoro” (18%) y “Pasarlo chancho” (11%). 

Imagen de Chile explicó que “por si las moscas” obtuvo la primera posición por ser una frase que se puede usar en múltiples contextos, ya que significa “por si acaso”. Lo mismo sucede con “pasarlo chancho”, modismo utilizado como “pasarlo bien”.

Por su parte, “Mandarse un condoro” es quizás la más creativa de las dos anteriores, debido a que se vincula con dos personajes característicos. Por un lado, el ex futbolista nacional, Roberto “Cóndor” Rojas, y por otro a “Condorito”. 

“En Imagen de Chile tenemos la misión no sólo de monitorear la percepción que existe de nuestro país a nivel internacional, sino también de entender cómo los chilenos nos vemos a nosotros mismos, y qué nos identifica, para buscar la mejor manera de comunicar Chile al exterior”, comentó Constanza Cea, directora ejecutiva de la fundación. 

Según género, el análisis descubrió que las mujeres usan mucho el término “Darse una manito de gato”, expresión referida a “arreglarse o maquillarse’’. 

Un 13% de las encuestadas reconoció usarla versus un 5% de los hombres. En el segmento etario, las personas entre 18 y 30 años ocupan más las expresiones “pavo o avispado” (15%), que en relación a la población entre 45 a 60 años (1%), lo que marca un quiebre generacional en la utilización del dicho.