Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría

Industria de hidrógeno verde requiere vincularse con la comunidad y regulaciones claras para reducir el potencial impacto sobre el medioambiente

Por La Prensa Austral Viernes 13 de Mayo del 2022

Compartir esta noticia
145
Visitas

MUNICH.- Superando las propias expectativas de sus organizadores, ayer se inauguró y se realizó en esta ciudad la Primera Conferencia Internacional “Mujeres Energizan Mujeres” (“Women Energize Women”), la cual estuvo cruzada por el impacto que ha tenido en Europa y, particularmente, en Alemania la guerra que inició Rusia al invadir Ucrania.

Un momento especialmente conmovedor se vivió cuando Maryna Ilchuk, integrante del Grupo de Mujeres y Energía de Ucrania, entregó su testimonio de cómo la acción bélica rusa ha impactado a su país, no sólo al destruir estaciones de energía y oleoductos, sino que forzando a las familias y, particularmente, a las mujeres ucranianas a dejar su tierra.

Maryna se mostró visiblemente afectada por este conflicto, dijo que ella vive en un pequeño pueblo de Ucrania y que ahora regresará a su nación. Agradeció enormemente la solidaridad y el apoyo que han tenido de todos los países que repudian la invasión rusa.

De hecho, esta guerra y su impacto en el abastecimiento de gas y petróleo de países como Alemania cruzó esta conferencia, que se realizó en el marco del encuentro “The Smarter E Energía”, la mayor plataforma mundial del sector energético. 

La seguridad en el suministro y la celebración de nuevos acuerdos que permitan a Alemania liberarse de la dependencia del abastecimiento de hidrocarburos son temas presentes todos los días en la agenda gubernamental y mediática de esta nación.  

Hidrógeno verde:
oportunidad y desafíos

“Women Energize Woman” es un proyecto impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Clima de Alemania e implementado por la Agencia de Cooperación Internacional (Giz) y la Federación Alemana de Energía Renovable (Bee). La primera conferencia debió realizarse hace tres años, pero la crisis sanitaria derivada del coronavirus postergó hasta ahora su materialización. 

El primer panel abordó la forma en que se debe repensar la renovación energética y cómo construir una economía global de hidrógeno verde.

En este país, existe la certeza de que, a pesar de los cuestionamientos respecto de la eficiencia y la sustentabilidad de esta industria, el hidrógeno verde tendrá un importante rol que jugar para alcanzar, a mitad de este siglo, la carbono-neutralidad.

Las participantes en este panel coincidieron en que se trata de una enorme oportunidad, sobre todo por el impacto que tendrá en el mercado laboral del sector y la concatenación productiva y de servicios, lo que, de acuerdo a los objetivos de esta conferencia, se presenta como propicio para impulsar una mayor incorporación de las mujeres en el campo de las energías limpias y renovables.

Pero, fueron directas al momento de hablar de la necesidad de transparentar esta industria, involucrar a los actores locales (stakeholders) de los países en que se impulsarán estos proyectos productivos, desarrollar tecnologías, no repetir los errores del pasado y convenir regulaciones claras.

La Prensa Austral es el único medio chileno que fue invitado a participar en este encuentro, en calidad de asociado (media fellow), al reconocerse su trabajo periodístico a favor de la equidad de género y asuntos energéticos.

Al momento de las preguntas, se consultó por el eventual impacto que la industria tendría en la Patagonia, que tiene como grandes haberes su biodiversidad y belleza natural.

Las panelistas dijeron que nadie niega que los proyectos de hidrógeno verde pueden tener externalidades y ser potencialmente riesgosos. No obstante, apostaron a que se debe aprender la lección respecto de cómo se desarrolló la industria basada en los combustibles fósiles y no repetir dichos errores. Consideraron clave que cada iniciativa se relacione con la comunidad local, recoja sus aprensiones y sueños y que, en conjunto, se establezcan regulaciones claras que permitan la sustentabilidad de estas plantas productoras.

Igualmente, se habló de la importancia de crear un mercado, transparentar la información e incentivar el desarrollo tecnológico en cada uno de los países involucrados, pues éstos presentan distintos niveles de desarrollo. 

La cuestión del agua también se abordó, entendiéndose que no sólo se requiere ser un país que tenga energía solar o eólica, sino que se tiene que contar con dicho vital elemento. La desalinización se presenta como una alternativa.

Baja presencia femenina en el sector energético

La mujer, su participación en el sector energético y el rol que debe jugar en la transición de combustibles fósiles a renovables es el foco de “Women Energize Women”. Se impulsó esta conferencia para crear un espacio de discusión sobre estas materias a nivel global e introducir las perspectivas de género en este rubro que ha estado fuertemente dominado por los hombres.

En este sector, las mujeres están subrepresentadas en todo el mundo, sobre todo en los niveles directivos y gerenciales y los puestos técnicos.

En el sector tradicional, los hombres tienen el 78% de los empleos y el 68% en el campo de las energías renovables. 

La directora general de Políticas Climáticas del Ministerio de Asuntos Económicos y Acción Climática, Birgit Schwenk, observó que la participación de las mujeres en este sector es muy baja, considerando que que ellas son la mitad de la población del mundo y de los consumidores de energía.

“Ignorar sus necesidades, perspectivas y conocimientos ya no es una posibilidad. No podemos renegar de su enorme potencial para impulsar la transformación energética. Es necesario remover las barreras que han impedido el desarrollo de mujeres profesionales y hacer que sus voces sean escuchadas en los foros internacionales”, sentenció.

Un estudio de energías renovables, determinó que en este sector el 32% de los empleos son ocupados por mujeres y que esto se reduce al 22% en el rubro de gas y petróleo.

Esto no se condice con la evidencia de que aquellas empresas que tienen liderazgos compartidos y diversos están mejor preparadas para resistir crisis financieras, mejoran sus rendimientos económicos, son más innovadoras e invierten más en investigación.