Necrológicas
  • Jorge Babarovic Novakovic
  • Mauricio Davison Miranda
  • Sara Muñoz Rivera vda. de Crisóstomo
  • Raúl Enérico Gómez Delgado
  • Etelvina García Aguilar
  • José Pillampel Pillampel
  • Vicenta García del Valle

¿Qué será del reino de los vientos bajo el cambio climático?

Por La Prensa Austral Viernes 27 de Mayo del 2022

Compartir esta noticia
391
Visitas

Manuel Ochoa – Sánchez
Estudiante de Doctorado
Unam / Cequa

 

Punta Arenas es el reino de los vientos. El récord histórico en la velocidad de las rachas de viento está en 153km/h. No obstante, rachas de viento de 90 km/h son habituales. ¿A qué se debe semejante intensidad en el viento? El viento es el movimiento del aire de una zona de alta presión a una de baja presión. Se genera con el calentamiento irregular de la tierra por el sol. El viento viaja de sitios fríos a sitios cálidos. Mientras mayor sea la diferencia entre los sitios, mayor será la velocidad del viento. Dicho lo anterior, no muy lejos de Punta Arenas se encuentra el sitio más gélido del planeta, la Antártica, por lo que el contraste de temperatura (y por ende la intensidad para el flujo del viento) es tremendo. La intensidad del viento en la Región de Magallanes ofrece una oportunidad interesante para la independización eléctrica de los combustibles fósiles. No obstante, también representan nuevos retos. El inexorable avance del cambio climático plantea más preguntas que respuestas sobre el futuro meteorológico en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

El viento es un recurso aparentemente infinito, de fácil y aparentemente inocua explotación. Punta Arenas cuenta con algunas centrales eléctricas eólicas que representan una alternativa sustentable para la generación de energía. Estas centrales suelen ser construcciones metálicas gigantescas con tres grandes aspas. Conforme los vientos soplan y mueven las aspas, la electricidad se genera. No obstante, dichas construcciones pueden interferir con las rutas migratorias de aves. Una alternativa interesante está en la piezoelectricidad. Se trata de generadores que utilizan el impacto del viento para generar electricidad por medio de la repelencia de imanes en su interior. La piezoelectricidad es una aplicación menos invasiva con nuestro entorno y tiene muchas más aplicaciones. Su investigación y aplicación podría revolucionar la generación de electricidad, lo que coadyuvaría a dejar atrás la dependencia por los combustibles fósiles.

Los vientos intensos no se traducen simplemente en generación de energía, también tienen consecuencias ecológicas. La intensificación en los vientos se piensa es consecuencia del aumento en la temperatura terrestre y el deterioro de la capa de ozono (está última se encuentra en activa recuperación, pero desafortunadamente la temperatura seguirá subiendo). Para constatar el impacto ecológico que tiene el viento, basta con observar lo que ocurre en la Antártica. En ella, tenemos un rompecabezas de patrones eólicos con diferentes intensidades. En los sitios con elevada intensidad de vientos, el hielo invernal aumenta su extensión, mientras en los sitios con baja intensidad, la extensión del hielo invernal disminuye. Esto afecta la supervivencia y distribución de las especies dependientes del hielo, como el kril antártico o el pingüino emperador. En el caso de la región de Magallanes, la variabilidad climática en las últimas décadas fue estudiada por Soto-Rogel y colaboradores (2020) quienes detectaron una tendencia hacia la aridez, en la que destaca el aumento en la intensidad del viento y temperaturas atípicamente cálidas. Sin embargo, el patrón no es consistente en toda la región, probablemente a causa de la heterogénea orografía y vegetación. La intensificación de las consecuencias del cambio climático es inevitable, al menos en los siguientes años, por ello, resulta muy importante estudiar estos aspectos meteorológicos con la mayor frecuencia posible. Paradójicamente, la intensificación de los vientos ha atenuado (no detenido) el incremento en la temperatura de la región Austral. Sin embargo, se desconoce la duración de este efecto y en todo caso, no cambia la urgencia de abandonar la quema de combustibles fósiles.

Puesto que la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena tienen un potencial eólico enorme, resulta necesario monitorear la actividad, intensidad y dirección del viento a lo largo de los años. En el Centro regional Fundación Cequa, se están realizando constantes actividades para monitorear el viento. Entre estas actividades está la instalación de estaciones climáticas de última generación en puntos clave de la región, con lo cual se obtendrá información detallada diaria de las fluctuaciones meteorológicas en algunas zonas de la región, registros que podrán complementar y contrastar el monitoreo de otras instituciones regionales.