Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt

Egresada de Derecho: “Yo estaba conciente que tenía una deuda, pero nunca imaginé que la universidad me iba a obligar a repactar para otorgarme el título”

Por La Prensa Austral Domingo 26 de Junio del 2022

Compartir esta noticia
27,449
Visitas
  • Laura Villarroel Alvarado pasó del anonimato a ser conocida públicamente. Incluso a nivel nacional, luego de que La Prensa Austral diera a conocer el recurso de protección que presentó en contra de la Universidad de Magallanes, el que días después ganó. El fallo de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas marca un precedente, en el sentido de que la casa de estudio no puede condicionar la titulación de un alumno “al pago o garantía de obligación alguna, en particular, por concepto de deuda por arancel”. 

Esto fue lo que llevó a la egresada de esta casa de estudios a recurrir de protección. Y como lo destacamos en la semana: “Aún no se titula y ya ganó su primer caso”.

Las Ultimas Noticias también lo consignó, y a página completa llevó una nota: “Fallo obliga a universidad a titular a una alumna pese a tener deuda”.

Laura Belén Villarroel Alvarado es egresada de la carrera de Derecho, pero no ha podido titularse por la negativa de la Umag de otorgarle el grado académico de Licenciatura en Ciencias Jurídicas, debido a una deuda con el Fondo Solidario de Crédito Universitario.

Por estimar que esto constituye un “acto arbitrario e ilegal”, fue que ella misma patrocinó su recurso y lo ganó.

Egresada

Nacida en Punta Arenas, los estudios básicos los realizó en la Escuela Pedro Pablo Lemaitre. Los medios en el liceo técnico María Behety, pero en cuarto optó por irse al Liceo Luis Alberto Barrera, porque sus intenciones eran seguir estudios superiores y fue el año en que el establecimiento pasó a ser mixto.

No obstante, al egresar no fue a la universidad, sino que optó por enfilarse en el Ejército y hacer el servicio militar. Le tocó el Regimiento Chorrillos. “Como experiencia fue muy buena y recuerdo que éramos la segunda generación de mujeres que entraban al servicio. Incluso la señora Bachelet era ministra de Defensa”, según recuerda.

En el servicio militar la apoyaron con un pre universitario. Esto le ayudó para lo que vendría después. Trabajó un par de años y el año 2008 ingresó a la Universidad de Magallanes.

Más que la carrera en sí, lo que le resultó más difícil fue tener que trabajar y estudiar. “Los horarios eran exigentes. Con turnos de sábado y los domingos salía a las once de la noche y el lunes ya estaba en clases”.

Ya egresada se casó, y aunque el matrimonio duró apenas dos años, hoy tiene un hijo de cuatro años de edad, fruto de esa relación.

Diversas complicaciones le generaron un atraso en el egreso de la carrera. Hasta que finalmente logró presentar y defender su tesis, que tituló “Daños punitivos en el derecho del consumidor”.

La Corporación de Asistencia Judicial le ayudó con la práctica, que realizó en el Centro de la Mujer, donde le fue bien y vivió una experiencia profesional muy enriquecedora.

Deuda

“Yo estaba consciente que tenía una deuda con el Fondo Solidario, pero nunca imaginé que la universidad me iba a obligar a repactar para otorgarme el título. Mi idea era titularme y poder trabajar de abogada para luego ponerme al día con lo adeudado”.

“La idea del recurso nace a partir de sentir que estaba frente a un acto ilegal. De que me estaban presionando de esta forma, así que comencé a buscar si existía jurisprudencia y vi que la Corte Suprema había fallado a favor de alumnos que están en esta situación, que cuando están en mora no les entregan el título”.

Fallo

De ahí que encuentra contundente el fallo de la Corte de Apelaciones, “porque hace alusión al derecho de la educación y se ve una constitucionalización al derecho civil. Los jueces aplican las normas constitucionales a problemas civiles como este y yo creo que está bien”.

Al iniciar los trámites le solicitaron una serie de documentos. Entre ellos el certificado que emite el Fondo Solidario de Crédito Universitario, donde le confirmaron que mantenía una deuda total de $ 41.892.535, de los cuales $ 13.829.402 están en mora.

Le expresaron que la repactación es la única forma de emitir el certificado para la tramitación y entrega del título.

El principal argumento que expuso en el recurso es que se encuentra cesante. No tiene posibilidades de contar con esta suma de dinero, y menos si no se titula.

Los ministros de la Corte resolvieron que “la recurrente tiene el derecho a completar su proceso de titulación –pese a la existencia de una deuda por concepto de arancel- por cuanto el derecho a la educación considera la etapa de titulación universitaria”.

De ahí que el ministro Marcos Kusanovic, el fiscal Pablo Miño y la abogada integrante Carmen González, concluyeran que “la decisión de la entidad recurrida deviene en ilegal”, por afectar la garantía constitucional de igualdad ante la ley, “toda vez que se ha dado a la recurrente un trato diferente frente a otros estudiantes que se encuentran en la misma condición de egresados, impidiéndole ilegítimamente completar su proceso de titulación por motivos extra académicos; debiendo esta Corte adoptar las medidas pertinentes para brindar la protección reclamada para restablecer el imperio del derecho”. 

En este escenario, la Universidad de Magallanes debe permitir a la alumna egresada completar su proceso de titulación, “siempre que reúna los requisitos correspondientes, no pudiendo condicionar la titulación al pago o garantía de obligación alguna, en particular, por concepto de deuda por arancel”.