Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría

Director de Fonasa y el Fondo Universal de Salud: “La idea es que las isapres desaparezcan del mapa de la seguridad social”

Por La Prensa Austral Martes 26 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
18,351
Visitas

La propuesta “implica reunir el 7% que cotizan las personas,
más los aportes que el Estado destina a salud, en un solo
organismo”, planteó el jefe del Fondo Nacional de Salud.

“Este es el primer proyecto que se está impulsando porque es el que habilita el resto de los cambios, a partir de este nuevo sistema de financiamiento es que se puede pensar en avanzar en la prestación de los servicios”

Luego del anuncio que crea un Fondo Universal de Salud que ejercerá como administrador único de las cotizaciones de los trabajadores (7%) y de los aportes del Estado que se destinan para este fin, el director nacional de Fonasa, Camilo Cid Pedraza, abordó los alcances de este proyecto tras su paso por Magallanes, donde participó de la III Jornada Macrorregional, instancia que tuvo como objetivo coordinar acciones y orientaciones conjuntas entre los diferentes actores de salud regionales y actores convocados.

– ¿Qué implica el Fondo Universal de Salud?

– “El Fondo Universal de Salud es parte de la reforma del gobierno y consiste en la unificación de los recursos para la salud en Chile. Eso implica reunir los recursos del 7% que las personas deben cotizar, más los aportes fiscales que el país destina a salud, en un solo organismo, para que realice la función de financiar un sistema de salud, que hemos llamado Sistema Universal, que tiene ciertas características, dentro de ella la más importante, es que se compone de un Servicio Nacional de Salud, cuya base de desarrollo es la atención primaria universal para servir como sistema de previsión de salud financiado por este fondo al que la gran mayoría de las personas puedan recurrir, con altos niveles de resolución de calidad y de acceso”.

– ¿Este es el primero de varios cambios que considera esta reforma?

– “Este es el primer proyecto que se está impulsando porque es el que habilita el resto de los cambios, a partir de este nuevo sistema de financiamiento es que se puede pensar en avanzar en la prestación de los servicios. Para habilitar la reforma de la prestación es necesario avanzar en el Fondo Universal de Salud”.

– ¿Qué plazos se manejan?

– “El proyecto del Fondo Universal de Salud debiera estar presentado este año, para que sea discutido en el Parlamento. Eso es más relativo y no sabemos cuánto va a durar la discusión parlamentaria y sólo a partir de esa aprobación en el Parlamento, se comenzará a implementar este Fondo, pero esperamos que sea en este periodo presidencial”.

– ¿Esto ya ha implicado cambios en Fonasa para impulsar este trabajo…?

– “En el entendido que hay ciertas acciones de fortalecimiento del Fonasa que se pueden hacer sin leyes de por medio. Teniendo a la vista que este Fondo Universal debe transformarse en el administrador de todos estos recursos, hay áreas que hay que fortalecer. La primera era el área de estudios, de planificación, para la propuesta misma y para las transiciones que tienen que haber. También las áreas de administración de los recursos, las áreas que determinan las formas en que se acumulan los riesgos de la población que llamamos mancomunación solidaria de los recursos, esto tiene que ver con los grupos A, B, C y D, cómo se hace la solidaridad de los recursos, calculando o estimando riesgos de distintos grupos de la población con distintas características y también el área de distribución de los recursos, es decir cómo se entregan los recursos a los prestadores públicos y cómo eso se materializa en sistemas de pago o sistemas de asignación de recursos, que tienen que ser mejores, más equitativos, pero además deben incentivar la eficiencia. Entonces hemos estado enfocándonos en estas tres áreas que menciono que es la sostenibilidad financiera, la mancomunación de los recursos y la distribución de los mismos”.

– ¿Qué pasa con el financiamiento privado?

– “Lo que ocurre es que junto con el Fondo Universal, se propone una reestructuración del financiamiento y eso apunta a las isapres. Esto significa que las personas que están en isapre, su 7%, que es parte de la cotización obligatoria, que es un concepto público de financiamiento y que nunca debió salir a los seguros privados, se recupera mediante esta reforma. Ellos en definitiva pasan a ser parte del nuevo Fondo Universal en Salud, las isapres desaparecen del modo en que las conocemos ahora y tienen la oportunidad, junto con otras entidades, de transformarse en seguros complementarios voluntarios privados”.

“La reestructuración consiste en que estas personas cotizarán el 7% en el Fondo Universal. Sin embargo, como ellos nunca cotizaron sólo el 7%, por la forma de establecer las tarifas de las isapres, por ejemplo, un adulto mayor puede llegar a pagar el 30% de su jubilación en una isapre, entonces con el financiamiento adicional ellos tienen la posibilidad de contratar este seguro complementario”.

“Lo que se está planificando es que nadie quede sin atención y nadie quede peor, sino que todos queden mejor y unos mucho mejor. Los de Fonasa mejoran mucho su condición, pero los de isapre no empeoran su situación, eso es posible con esta reestructuración porque al final no son las isapres las que prestan un servicio, las isapres son intermediadores financieros, no atienden a nadie, los que atienden son las clínicas, pero si reestructuras el financiamiento y las clínicas reciben financiamiento no debiera haber ningún problema, lo que apostamos es que ese esfuerzo lo podamos hacer más eficientemente”.

¿Pero implica una regulación a las isapres?

-“No, la idea es que desaparezcan del mapa de la seguridad social y sólo podrían participar en el mundo de los seguros complementarios, pero ahora declaradamente privado. Lo que sí implica es que estos seguros complementarios requieren de una regulación robusta, que es diferente a la que tienen las isapres y esa también tiene que ser generada en el proceso de reforma y lo más probable es que en el proyecto del Fondo Unico de Salud, al menos en el articulado transitorio debe estar incorporado”.