Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt

La generación que nos antecedió

Por Juan Francisco Miranda Jueves 4 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
116
Visitas

El ministro Giorgio Jackson, miembro de la generación del movimiento estudiantil de la década pasada, que dicho sea de paso no es el mejor ni el único movimiento estudiantil en la historia de Chile, hizo un juicio respecto a las generaciones políticas que le anteceden. El ministro en un medio de comunicación señaló “nuestra escala de valores y principios en torno a la política no sólo dista del gobierno anterior, sino que creo que frente a una generación que nos antecedió”. Quizás fue un relajo comunicacional del ministro, quizás fue un error, quizás fue la expresión verbal del pensamiento propio que nace espontáneo desde la convicción, y viene a ser portavoz de quienes creen que la buena historia nace con ellos y que con una autoimpuesta superioridad moral viene a decirnos que nos traerán la tierra prometida.

Este tipo de pensamiento es el mismo de quienes acostumbrados a encontrar el error en el otro sin un mínimo de autocrítica y perspectiva, quieren hacernos creer que no hay valor en la continuidad de la historia. Es la arrogancia de quien con afán de sobresalir y destacarse, en lugar de mostrar virtudes propias, lo hace mostrando los defectos del otro. Es la superioridad de quien no conoce de fracasos ni derrotas, y que, por no conocer el suelo, piensa que vive en las alturas con capa de superhéroe.

A las pocas horas pide disculpas, pero aun cuando trate de esconder sus palabras con contextos y malinterpretaciones, vino a evidenciar la distancia que hay con millones de chilenos y chilenas que dieron lo mejor de sus vidas por sacar un país de la pobreza. No lo digo por autoridades de gobiernos anteriores, lo digo por todo un pueblo que, a costa de esfuerzo, sacrifico, mérito, responsabilidad y respeto fue construyendo una democracia y un país desde el suelo. La generación a la que denosta es la de mis viejos, mis abuelos, y también la mía, pues la política siempre es un reflejo de la sociedad, y el ayer de nuestra historia se hizo con límites económicos, políticos, y también culturales. Hubo que ceder para avanzar, hubo que aterrizar sueños para darle viabilidad a un bienestar creciente, necesario y urgente. Lo que se avanzó en 30 años es la base desde la cual hoy el ministro critica no haber avanzado más. Jackson no conoció el país pobre y aislado que éramos, ese país cuyo pueblo pasó hambre y que no tuvo libertad,  y que por lo mismo transó muchas cosas por restaurar, cuidar y proteger una democracia (imperfecta sí, pero con la posibilidad de progreso como lo demuestra cualquier indicador al que se quiera utilizar).

La provocación y descalificación de Jackson es la misma de quienes critican a quienes tenemos opinión crítica intentando ser objetivos. En Jackson veo a muchos que califican de desclasados, facho pobre, pinochetistas o yanaconas a quienes no llegan a las mismas conclusiones de ellos. Lamento la soberbia y el lenguaje del ministro Jackson, pues nos muestra que cuando el Presidente Boric con sinceridad nos señala la frase de Newton respecto a estar sobre hombros de gigantes, algunos de sus más cercanos como Jackson simplemente por creer estar en el cielo no conozcan la ley de gravedad.