Necrológicas
  • Hernán Soriano Barahona

El lado positivo del mal humor

Por Jorge Abasolo Lunes 8 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
87
Visitas

Esos aguafiestas que no pueden competir con los optimistas en cuanto a sociabilidad, también tienen sus cualidades:la buena memoria y una mente más aguda

 

CHISTE 1

La señora Amunátegui –muy hermosa, a despecho de sus 60 años- vuelve al médico una semana después de su primera visita:

-Verá, doctor…creo que la testosterona que me recetó la semana pasada está teniendo unos efectos secundarios bastante preocupantes.

-¿Qué clase de efectos secundarios?

-Bueno…me está creciendo mucho vello en lugares donde nunca antes me había salido.

-No se preocupe, señora Amunátegui. Se trata de un efecto secundario normal y pasajero de la testosterona, de modo que puede estar usted tranquila.

-Lo sé, doctor. Lo que me preocupa es que el vello me está saliendo en los testículos.

 

CHISTE 2

El hijo le dice a su madre:

-Mamá, me alegro mucho de que al bautizarme me hayas puesto Fernando, como nombre.

-¿Por qué, hijo?

-Porque en el colegio todos me llaman así.

 

Si usted no ha reído con ninguno de estos chistes, que ello no le alarme. No es que su rostro atrabiliario deje entrever a una persona amargada o con traumas de su época de infante.

El mal humor, el desgano o no saber disfrutar de las salidas, pullas o tallas en una fiesta o asado, también tienen su lado positivo.

El mundo se tornaría insufrible o deslavado si todo lo viéramos de manera histriónica o con grado de optimismo superlativo.

 

Gran parte de los seres humanos consideran que esta actitud ante la vida convierte el viaje existencial en algo más llevadero, pues permite sentirse bien y ver el vaso del futuro más o menos caudaloso.

Una visión pesimista de la vida y cruzado por el malhumor no suele gozar debuena fama. Al contrario: a los sujetos que calzan con este perfil se les considera unos “amargados” o simplemente aguafiestas.

El malhumor es una actitud negativa hacia uno mismo, las demás personas y las cosas; y los malhumorados se pueden jactar de una sola cosa: de su mal carácter.

Tenemos que creer el hecho indiscutible que nos enseña que si estamos mal predispuestos es altamente probable que las cosas que intentamos hacer salgan mal, que nos llevemos mal con la gente, que nuestras relaciones no se mantengan, que no podamos construir nada que tenga una base sólida.

No podemos negar que el malhumor es una característica al Debe, más que al Haber. No obstante, el avance científico de estos tiempos ha podido descubrir facetas positivas en algo que ha sido estigmatizado durante tanto tiempo.

En efecto, Joseph Forgas, de la Universidad de Gales del Sur (Australia), investiga desde hace más de diez años el efecto que ejerce el mal humor en la memoria.

El año 2021, se preguntó cómo afecta el ánimo negativo en el día a día de las personas. Como actividad rutinaria eligió las compras. Entonces, descubrió que existe un factor que ejerce una fuerza muy poderosa sobre el estado de ánimo: el tiempo atmosférico.