Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría
Ya suman 8 los fallecidos durante los últimos meses

Dirigente pesquero relata la dura experiencia de incertidumbre y dolor ante una tragedia en el mar

Por La Prensa Austral Domingo 14 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
1,636
Visitas
  • Señaló: “Lo sucedido nos golpea a todos, porque hoy son ellos, pero mañana podríamos ser nosotros”.

“Pensaba en sus familias, porque al principio estarían con la misma incertidumbre que sentimos nosotros cuando la lancha Marsopa II, de mi papá, zozobró producto de un temporal cerca de Natales hace un par de días. Son momentos difíciles, inciertos por no saber bien qué está pasando y en qué puede terminar, donde no se puede hacer nada más que esperar y tener esperanza”.

Alejandro Salazar Carrera
[email protected]

Incertidumbre y angustia son sólo parte del cúmulo de emociones que muchas familias han sentido y sienten cada vez que valientes hombres salen a la mar en busca del sustento. Allá afuera, nada de lo que se diga o haga puede cambiar lo que sentencia el destino para muchos que enfrentan los caprichos del clima y de las aguas.

Aunque pueda parecer simple preámbulo es parte de la realidad de muchos, que no por osadía, sino por necesidad abordan aquellas pequeñas embarcaciones y se echan por semanas a la mar.

En base a los hechos, un destino incierto puede, en este caso, ser “regla del juego”. Son 8 personas las que han dejado su vida en los mares australes durante los últimos tres meses. La cifra no es tan diferente a la de años anteriores, como tampoco el dolor que cada tragedia instala en las familias y en quienes comparten la arriesgada actividad pesquera.

Patricio Ampuero es dirigente magallánico de la pesca, como presidente gremial y armador. El viernes, tras conocer la noticia de la tragedia que dejó a tres tripulantes fallecidos cerca de Puerto Williams, este duro hombre de mar se mostró profundamente afectado, dijo compartir el dolor de la pérdida y recordó que hace algunas semanas vivió en carne propia la incertidumbre de no saber durante horas el destino de familiares y cercanos en zona de pesca.

Lo primero, dijo, es “lamentar la tragedia que nos toca también como parte del sector, porque nos une el mismo trabajo, la misma actividad y la necesidad de ir al mar en busca de nuestro sustento”.

A esa primera reflexión, agrega que todo trabajador de la pesca sabe que en esta actividad hay asociado un alto factor de riesgo, que en ciertos periodos parece acentuarse. “Este año la percepción es que el clima ha sido más adverso y, la verdad es que no hay pronóstico exacto. A veces hay desfases y con eso no tenemos certeza, lo que lleva a situaciones inesperadas que pueden llevar a la toma de malas decisiones (de navegación)”.

Su experiencia más cercana

Su reacción por el deceso de tres pescadores, conocido el pasado viernes, lo llevó a recordar su reciente experiencia. “Pensaba en sus familias, porque al principio estarían con la misma incertidumbre que sentimos nosotros cuando la lancha Marsopa II, de mi papá, zozobró producto de un temporal cerca de Natales hace un par de días. Son momentos difíciles, inciertos por no saber bien qué está pasando y en qué puede terminar, donde no se puede hacer nada más que esperar y tener esperanza. Afortunadamente, los que tocó vivir terminó con mi hermano y su tripulación volviendo sanos y salvos con el apoyo de la lancha Albatros de Puerto Natales”.

Agrega que en su caso personal y en muchos otros el rol que juega la Armada es fundamental, como también lo es apoyo de compañeros que no dudan en ayudar con sus lanchas y de particulares que se suman con su logística.

Ampuero también recordó la tragedia ocurrida a principios de este mes en el Estrecho Nelson, donde el viento volcó la lancha “Chrisna” con un saldo de un muerto y un desaparecido. “Si bien en todos los casos hay trabajo, esfuerzo, inversión, el perder una embarcación no es nada al lado de perder una vida. Qué consuelo puede haber en rescatar lo material si no se tiene al lado al padre, al hijo, al amigo o al compañero. Porque no todos nos conocemos, pero cada vez que alguien deja su vida en el mar nos golpea todos, porque hoy son ellos pero mañana podemos ser nosotros”.