Necrológicas
  • Violeta del Carmen Ayán Ayán

Mal pelado el chancho

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 21 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
185
Visitas

En Chile como en el mundo la sabiduría popular, a través de los dichos o refranes, suelen manifestar con suma claridad, con ironía, con picardía y creatividad lo que sería darlas con largas explicaciones para decir con claridad lo que todos definitivamente entienden y deben entender.

En Chile, en particular, los refranes o dichos surgidos de la sabiduría popular tienen como protagonistas al campo y los animales. Hay infinidad de estos….”perro muerto”, “gato de campo”, “por si las moscas”, “vaca en brazos”, “estar pato”, “pegarse un condoro”, “echarse la yegua”, “darse una manito de gato”, “pasarlo chancho” o “quedar como piojo”. Ser “vaca”, “ser perro” o “ser pavo”expresan formas de comportamiento que definen a las personas en su interacción con otras.

Si todos estos dichos expresan estados temporales de tiempo y espacio, y en la mayoría de los casos corresponden a casos que definen conductas personales, adjetivaciones a formas de comportamiento, el popular dicho “está mal pelado el chancho” alude claramente a que las cosas no andan bien, que no hay justicia. 

Se dice también, que el “chancho está mal pelado” cuando se distribuyen mal los beneficios o hay una injusta distribución de los recursos.

Y claramente Chile es tierra fértil en la aplicación de esta expresión que tiene, aplicaciones notorias y abundantes en ejemplos. Si vemos a papá o mamá Estado como empleador, veremos que el chancho está muy mal pelado. En estos últimos días con la movilización de los guardaparques de los parques nacionales (que aún no se resuelve, tras 18 días de movilización), nos hemos enterado de sueldos que aplica el Estado con esos trabajadores de Conaf que están levemente por sobre el sueldo mínimo (470 mil). ¿Cuántas veces supera el sueldo de un senador, diputado, fiscal, juez de la República o ministro de Estado sobre estos sueldos de miseria?

¿Qué comprometió vehemente el entonces candidato presidencial entre 1era y 2da vuelta presidencial el año pasado, casi a un año de hoy? Dijo Boric en aquel momento, algo así como, “nadie ganará en mi gobierno más de 10 veces el sueldo mínimo”. El sueldo mínimo hoy en Chile se encuentra en los $400 mil. Claramente hay cientos, diría miles de funcionarios del propio Estado y particularmente autoridades pasajeras, del gobierno, que siguen ganando más de 10 veces el sueldo mínimo. Diría que hay autoridades de gobierno que ganan casi 20 veces el sueldo mínimo. Esto lo dijimos hace varios meses. Cumpla pues Presidente. Al menos con sus empleados de confianza. El país lo agradecerá y será un buen gesto e inicio.

Junto a lo anterior, el mismo Presidente, con la entrega del proyecto de ley de la Reforma Previsional (se reconoce que se haya hecho), dijo respecto de la exclusión de esta reforma del personal de las Fuerzas Armadas, que “hay que elegir las batallas” y que esta no la daría. Un profesor que trabaje en la educación pública tendrá que trabajar casi hasta los 70 años, para lograr con suerte el 30% de tasa de reemplazo (su jubilación vs lo que ganaba en vida activa), contra el 100% de la tasa de reemplazo o en el peor de los casos un 75% de tasa de reemplazo de un soldado que también tiene como empleador al Estado de Chile. Ah ¡Y este último se puede jubilar a los 40 ó 50 años de vida. ¿Y ese dinero de donde sale para pagar hasta la vejez estos sueldos de reales jubilados que cualquiera se quisiera?

Pues salen del mismo Estado, de la recaudación fiscal que pagamos todos con el Iva, los impuestos generales, los impuestos a la Renta, con los diferentes tributos, incluso con el usurero Impuesto Específico a los Combustibles, creado por el dictador Pinochet el año 1986. La Constitución no gusta (y estamos de acuerdo en que no guste) pero el Impuesto Específico generado por la coyuntura del terremoto del año 1985, si que gusta a los distintos gobiernos incluido al que nos gobierna.

El Iva que es el impuesto más regresivo, pues golpea a los bolsillos más modestos,  aplica desde el pan y todos los productos de la canasta básica, y no hay atisbo de modificación alguna. Es decir proporcionalmente pagan más impuesto al Estado quien menos tiene y sólo sobreviven.

Ejemplo por doquier, en cada rincón de esta larga y angosta faja de tierra, pero lo que es un denominador común es que “el chancho está más mal pelado que nunca en chilito”, con el valor de los combustibles más baratos, más infraestructura del primer mundo para los santiaguinos (pensando en la línea 10 del metro) vs los habitantes de provincia, valores usureros y de mercado de las líneas aéreas para sólo lograr llegar a los mejores centros de salud o estudio, que adivine, se encuentran Santiago. (¿no se podrá subsidiar por parte del Estado a quienes tienen que llegar obligados por su salud o estudio al centro del país?) 

En tiempos de crisis ya no sólo queremos diagnósticos lejanos y verborreicos por parte de nuestras autoridades sino que es una obligación ética que el gobierno genere políticas microeconómicas creativas y solidarias y dejemos de escuchar conceptualización para engalanar los oídos. La gente está agotada, no digan que no se veía venir.