Necrológicas
  • José Germán Cariñanco Mansilla

Gerente general de la empresa: “Tenemos temor que se quiera convertir en ‘chivo expiatorio’ a Nova Austral”

Por La Prensa Austral Domingo 27 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
9,723
Visitas

“A la luz de sus deudas y pérdidas, hoy Nova Austral está en una situación extremadamente complicada. Desde 2019, cuando se conocieron los incumplimientos cometidos por la antigua administración, a la empresa se le han aplicado durísimas sanciones que han afectado su producción de forma importante. Como consecuencia, el número de empleados y los resultados de la empresa han disminuido considerablemente”.

“Como dato, en el 2021 nuestras operaciones se redujeron a un tercio de lo que eran, y desde 2019 hemos dejado de producir más de 25.000 toneladas de salmón, volumen muy considerable dado nuestro tamaño”, comienza sincerándose el gerente general de la empresa acuícola fueguina, Nicolás Larco, en la primera entrevista que concede a un medio nacional durante el periodo más complicado de la empresa, el del delicado equilibrio que lucha por mantener en la actualidad, en una cuerda floja que pende y depende de numerosos factores, internos y externos, por causa de la gestión pasada.

“Sólo el impacto de las sanciones ya aplicadas, sin considerar las revocaciones de tres RCA (Resolución de Calificación Ambiental) que ha solicitado la SMA, han generado una pérdida de cerca de 300 empleos y nos han dejado con un déficit patrimonial de más de 135 millones de dólares. Hemos tenido que hacer tremendos esfuerzos para seguir adelante en este proceso y mantener nuestro crucial aporte a Porvenir y al desarrollo de la zona”, detalla el ejecutivo. 

– ¿Es efectivo que Nova Austral en la actualidad desarrolla principalmente sólo maquila para terceras empresas, y no se centra en producción propia?

– “No es exactamente así. Las sanciones que se nos han impuesto han reducido de forma importante nuestra capacidad de siembras y cosechas, por lo que para mantener las fuentes laborales en la planta de procesos en Porvenir ofrecimos el servicio de maquila a otras empresas con presencia en la zona. Sin embargo, en la actualidad la mayoría de las empresas cuentan con sus propias plantas y ya no requieren de este servicio. Es una situación que suma presión al mantenimiento de las fuentes laborales en la planta”. 

– Respecto a su subsidiaria (o planta complementaria) Piscicultura Tierra del Fuego, ¿ésta está generando materia prima para la empresa propietaria, o sólo abastece a otras compañías del rubro en la región?

– “En la piscicultura se producen smolts (trucha joven que se encuentra en etapa de desarrollo) y se destinan casi en su totalidad a la siembra en los centros de Nova Austral”.

– Sabemos que Nova Austral es hoy por hoy la principal empresa de Porvenir, en importancia de producción local, en generación de empleos, movimiento de transportistas, de hostelería y de adquisiciones de abastos, quizás incluso de toda Tierra del Fuego, después de las contratistas de Enap y de ésta misma, pero ¿qué porcentaje de sus ingresos contribuyen en forma efectiva a la economía local?

– “Hace muchos años la empresa tomó la decisión de instalar sus centros de cultivo en una zona extrema del país, como lo es Tierra del Fuego, principalmente por brindar las condiciones necesarias para la producción de salmones sustentables y libres de antibióticos. Esto demandó un gran trabajo y ha implicado una inversión de más de US$150 millones en Porvenir, y de más de US$60 millones sólo en los últimos cuatro años. Contamos con una planta de procesos y una piscicultura que generan alrededor de 800 empleos directos y más de 2000 indirectos, en una zona donde no había fuentes laborales como las que entrega Nova Austral”.

“Nuestro aporte además ha ido en directo beneficio del desarrollo social y comunitario de Porvenir. Desde hace varios años desarrollamos numerosas iniciativas para la comuna, como becas de excelencia académica para alumnos de educación superior, clases de inglés a niños de prekínder a segundo año básico, fondos concursables de 30 millones de pesos anuales para pequeños empresarios, donación de salmón, reparación de monumentos, actividades deportivas, clases de teatro y manualidades, entre muchas otras”.

– Pese a que la industria alimentaria es la principal fuente de exportación de la Región de Magallanes, sobresaliendo la salmonicultura, ¿qué sucede con el futuro de la empresa, según la certeza que tiene usted al respecto, para mantener la preponderancia que ha tenido en toda la zona Nova Austral?.

– “El futuro de la empresa es incierto. Si se continúa aplicando sanciones desproporcionadas y si no se le permite completar su proceso de relocalizaciones, para retirar sus concesiones del Parque Nacional, no se podrá asegurar la viabilidad de la empresa a futuro”.

La molestia de
los porvenireños

Respecto al enojo que produjo en los porvenireños que en su momento se haya detectado fraudes en materias relativas a la contabilidad de materia prima en los centros de cultivo de Nova Austral, y luego las denuncias y sanciones pecuniarias de Sernapesca y del SMA (Superintendencia del Medio Ambiente) y ante la Justicia, Larco explica que las infracciones se deben a hechos ocurridos antes de 2019, “año en que se renovó a toda la administración y que inició un proceso de transformación de la empresa. Desde entonces, Nova Austral no ha sido sancionada por hechos correspondientes a la actual administración o posteriores a 2019”.

“Las sanciones que se han aplicado últimamente están relacionadas a los hechos de hace más de 3 años, y en algunos casos hasta de cinco años, y muchas veces han venido acompañadas de mensajes que no reconocen los esfuerzos que ha realizado la empresa desde entonces, que hoy opera con altos estándares éticos y de cumplimento. Cada vez que aparece un nuevo castigo, no se clarifica que estas sanciones obedecen a prácticas antiguas que se produjeron durante la administración anterior. Incluso, se insiste en que Nova Austral es un infractor contumaz y que no ha cambiado, lo que es totalmente falso”. 

“Como te comentaba, desde hace más de tres años Nova Austral inició un proceso de transformación profundo. Renovó al 100% de la primera línea de la empresa, reforzó y generó nuevos controles internos con la implementación de un área de cumplimiento, y creó un canal de denuncias anónimas que es administrado por un tercero, entre otras acciones. Todo eso nos ha permitido recuperar las certificaciones BAP y ASC (Mejores Prácticas Acuícolas y evolución hacia sostenibilidad ambiental y responsabilidad social), las acreditaciones en sostenibilidad más exigentes en la industria global. Nada de eso ha sido considerado a la hora de sancionar a la empresa”.

“Chivo expiatorio”

– No es la única amenaza la acción de Sernapesca (interna y ante la justicia), ya que se suma la de los organismos medio ambientales del fisco y otra, del Consejo de Defensa del Estado, todos con cifras voluminosas en contra de la compañía, entonces: ¿cómo las afrenta Nova Austral, hay alguna estrategia particular que dé ciertas certezas que la planta de Porvenir y las derivadas en el resto de la región, van a continuar, como la compañía sólida que se apreciaba hasta hace pocos años?

– “Nuestro equipo legal está defendiendo los argumentos de la empresa en todas las instancias pertinentes. Esperamos que sanciones como la que impuso la SMA en julio pasado, que solicitó la revocación de 3 RCA de centros de cultivos, puedan revertirse. De lo contrario, esta sanción en particular reduciría casi el 20% de la capacidad productiva de la empresa, lo que sería un impacto de gran magnitud, considerando la merma que ya sufrimos producto de las sanciones anteriores”.

“Creemos que esa sanción es desproporcionada porque considera a Nova Austral como un infractor contumaz, desconociendo que la empresa cambió completamente desde hace más de tres años, que se renovó completamente a partir de 2019 y que no ha sido sancionada por nuevas faltas desde ese momento. También desconoce gravemente el impacto real de esta sanción en la capacidad productiva de la empresa y no toma en consideración el efecto económico en Nova Austral, correspondiente a sanciones anteriores”. 

“Además, creemos que a Nova Austral se le está castigando más severamente que en otros casos similares, da la sensación que a Nova Austral se le quiere utilizar políticamente cuando se le aplican sanciones y tenemos temor que nos quieran convertir en un ‘chivo expiatorio’, lo que sería muy irresponsable pues no se está considerando el impacto económico y social en Porvenir que supondría un cierre de la empresa”.

Inyección de capital

– Respecto a la propiedad de Nova Austral y al ingreso de nuevos capitales, ¿Es cierto que ya hay interesados que aseguren su continuidad holgada, o al menos con buenos proyecciones?

– “Como es de público conocimiento, el 17 de octubre pasado se informó que uno de los dos accionistas de Nova Austral, Altor Fund III, había adquirido las acciones del otro accionista, Bain Capital, y adicionalmente, que había realizado un aumento de capital por US$8,5 millones. A su vez, los bonistas de Nova Austral capitalizaron los intereses que debían pagarse durante el mes de noviembre de 2022. Ambas acciones se realizaron para apoyar financieramente la operación y así evitar que la empresa tuviera que enfrentar una situación grave de iliquidez. Sin embargo, los inversionistas siguen muy de cerca el desenlace de los procesos legales y de relocalización, porque de ellos depende la viabilidad de la empresa”.

“Nova Austral actualmente da empleo directo a casi 850 trabajadores y genera muchos empleos más de manera indirecta. La empresa ha hecho tremendos esfuerzos para mantener su operación pese a las duras sanciones y a los efectos de crisis externas que tuvimos, como la pandemia. Nuestra voluntad es seguir siendo un apoyo para el desarrollo de Porvenir y la Región de Magallanes, pero nos preocupa que se siga castigando a Nova Austral hasta asfixiarla y que tampoco se materialice el proceso de relocalizaciones. Si eso último no llega a ocurrir, quedará muy comprometida nuestra continuidad operacional y se perderán más de US$80 millones de inversión. Además, se impedirá la creación de 250 nuevos empleos directos y aportes de aproximadamente un millón de dólares anual en inversión social para Tierra del Fuego”.  

– ¿Qué le pareció a usted lo señalado por algunos parlamentarios, cuando fueron ante la Comisión del Medio Ambiente del Senado el alcalde de Porvenir y los trabajadores de Nova Austral, de que ahí debían comparecer los ejecutivos y no una autoridad comunal y los sindicatos?, ¿habrá una presentación ante el Parlamento de esa gerencia?

– “Nosotros estábamos muy interesados en participar en esa Comisión y así lo manifestamos cuando recibimos la invitación. Sin embargo, advertimos que en la fecha específica que nos invitaban yo estaría viajando hacia Chile, lo que me impedía asistir presencial o telemáticamente. Por eso, insistimos en hacer una presentación en otra fecha, pero la Comisión lo descartó. Nuestra posición se mantiene, y estamos muy dispuestos a presentarle a los parlamentarios los antecedentes sobre la situación actual de la empresa”.

Relocalización
de concesiones  

– Si se paralizan las concesiones, si se obliga una redistribución y relocalización en un plazo, como exigen los demandantes, ¿podrá cumplirse por Nova Austral esa sentencia?

– “El proyecto que viene avanzando hace más de ocho años para relocalizar las concesiones que se encuentran en el parque Alberto de Agostini, implica una relocalización en etapas. Esta gradualidad es necesaria para garantizar la continuidad operativa y viabilidad de la empresa, no se puede parar el 100% de la operación mientras se relocalizan todas las concesiones. Nuestro objetivo es mantener la inversión y el aporte al empleo de la zona”.

– El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Julio Salas, acusó a Nova Austral de no mostrar interés en coordinarse con el Estado, ¿esto es tan así, o es al revés, ya que el Estado no fue en su minuto quien fiscalizó a tiempo las anomalías que han derivado en la situación actual?

– “Efectivamente fue el Estado quien hace años pidió coordinación entre las autoridades y las empresas salmonicultoras para establecer planes que permitan relocalizar las concesiones ubicadas en parques nacionales y corredores sanitarios hacia otras áreas aptas para la actividad acuícola. Nosotros hace más de ocho años planteamos voluntariamente a las autoridades correspondientes, incluido Subpesca, nuestra intención de mover concesiones a zonas que cumplen con los objetivos de protección ambiental que establece la normativa vigente, zonas en las que la autoridad estuvo de acuerdo y hasta cuentan con consulta indígena”.

“Con esto, se inició un proceso que sigue en curso, ya que requiere de varias instancias de aprobación, en el que se acordó con la autoridad trasladar en una primera etapa 17 concesiones perpetuas a otras áreas reguladas en la Región de Magallanes, reduciendo la cantidad de concesiones a 13, y que éstas fueran temporales, sin agregar nuevas licencias”. 

“Hace unos meses, cuando el proceso de relocalización de las primeras 17 concesiones estaba casi finalizado –sólo faltaba la firma del decreto de otorgamiento de concesión por parte de la Subsecretaría de las Fuerzas Armadas- la Corte Suprema acogió un recurso de protección solicitado por algunas ONG y ordenó al Servicio de Evaluación Ambiental efectuar la instancia de participación ciudadana en los procesos de algunas relocalizaciones, y las RCA ya otorgadas a la empresa fueron revocadas, llevando el proceso a foja cero”.

“El proceso de participación ciudadana ya fue realizado, y en estos momentos estamos trabajando para cumplir con las solicitudes adicionales de información y estudios requeridos.Nova Austral ha colaborado y seguirá colaborando con las autoridades en todos los requerimientos que surjan, porque necesitamos que este proceso de relocalizaciones concluya y de buena forma. Si eso no ocurre, no seremos capaces de cumplir con la voluntad del gobierno de salir del Parque Nacional Alberto de Agostini y de seguir siendo un soporte esencial para el desarrollo, inversión y empleo para Porvenir y la Región de Magallanes”. 

– Por último, como toda la actual situación de la empresa afecta al ámbito de su responsabilidad social, ¿qué viene para las becas de estudios Nova Austral, los fondos de ayuda a instituciones y los aportes a eventos locales?

– “Nosotros estamos muy comprometidos con las comunidades con las que nos relacionamos. Somos parte de Porvenir. No somos una empresa transnacional, como nos apuntan algunos grupos activistas. Eso es totalmente falso. Nova Austral sólo tiene operaciones en Chile, en la Región de Magallanes, y la inmensa mayoría de sus trabajadores son de la zona, miembros de la comunidad de Porvenir. Nuestra intención es mantener los aportes sociales que hacemos, y esperamos que a la empresa no se le siga castigando desproporcionadamente y se le permita materializar su proceso de relocalizaciones para continuar haciéndolo”.