Necrológicas
  • Carlos Alberto Cárdenas Bahamonde
  • Rosa Adriana Pelaez Saavedra

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en personas en edad productiva

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Diciembre del 2022

Compartir esta noticia
116
Visitas

En Punta Arenas hay 8.593 personas bajo control por diabetes, enfermedad crónica caracterizada por la hiperglicemia (aumento de glucosa en sangre) y que puede deberse a problemas en la producción de insulina por el páncreas o problemas en la acción de la insulina, por lo que el organismo no logra nivelar los niveles de glucosa en sangre.  Es una enfermedad irreversible que progresa en un proceso degenerativo que conlleva complicaciones crónicas que pueden ser micro o macro vasculares y que potencialmente afectan la calidad de vida de las personas.

La diabetes es la causa más frecuente de las polineuropatías, afectando prácticamente al 50% de los diabéticos. También es la causa de amputación no traumática de extremidades inferiores, de la misma manera la principal causa de ceguera en los adultos y por último es causa de Insuficiencia Renal Crónica (IRC) por la nefropatía que puede ocasionar.

La referente del Programa de Salud Cardiovascular, Romina Leiva, explicó en una campaña preventiva y promocional, que una de las afecciones que más peligro puede generar en este sentido es la retinopatía diabética, enfermedad que ocurre porque los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina, los que pueden hincharse y tener fugas de líquido. Asimismo, pueden cerrarse e impedir que la sangre fluya, cambios que pueden causar pérdida de la visión. 

Desde el Servicio de Salud Magallanes informaron que la detección precoz de la retinopatía diabética es fundamental para evitar la ceguera, ya que la retinopatía diabética tiene signos tempranos que son detectables, pudiendo incluso prevenir o disminuir la velocidad de su progresión. Actualmente, el tamizaje de retinopatía en la población diabética se realiza mediante examen de fondo de ojo, el cual deben realizarse todos los diabéticos al momento de su diagnóstico y como control una vez al año. La retinopatía diabética está cubierta por el Plan de Acceso Universal de Garantías Explícitas (Ges), lo que permite que todos los pacientes puedan acceder a terapias para evitar un avance que perjudique la calidad de vida de las personas. No obstante, hay tratamientos de última generación que no están cubiertos, lo que genera un escenario dispar para quienes padecen la enfermedad.