Necrológicas
  • Alvaro Patricio Langer Moreno
  • Gonzalo Barrientos García
  • Adolfo Fariña Aguilera
  • Edilia Mansilla Cárdenas
  • Rafael Humberto Peragallo Sepúlveda
  • Ana Maria Riquelme Parra
  • Maria iris Torres Torres

“Por los Pibes de Malvinas que jamás olvidaré…”. Argentina obtiene su Tercer Campeonato Mundial de Fútbol. Parte 5

Por Marino Muñoz Aguero Domingo 29 de Enero del 2023

Compartir esta noticia
80
Visitas

El mundial de fútbol de 2022 en Qatar nació en medio de la polémica, de cuestionamientos al mecanismo de elección de la sede, como a la situación interna del país anfitrión. La selección argentina que llegó invicta de las clasificatorias en segundo lugar después de Brasil no estuvo exenta de críticas; que el técnico Lionel Scaloni (de ahí, lo de “La Scaloneta” para aludir al equipo) no tenía experiencia, que históricos como Sergio “Kun” Agüero se viera forzado a retirarse por problemas cardiacos (pero se sumó a la concentración) o el “Fideo” Angel Di María que seguía siendo mirado en menos, a pesar de sus goles en la finales de la copa América.

Mientras el francés Mbappé señalaba que el fútbol latinoamericano no está al nivel del europeo, el arquero trasandino Emiliano “Dibu” Martínez desafiando los estigmas, hacía público que iba a terapia psicológica.

Y Messi…Lionel (en homenaje al cantante Lionel Ritchie) se jugaba su última oportunidad, se lo acusaba de “pecho frío”, que le pesaba la divisa albiceleste. Messi, un tipo bueno, sencillo, humilde, generoso y que nunca olvidó sus raíces, el mismo que cuando se quiso retirar de la selección, recibió una carta de Ezequiel Fernández, que en 2022 ganara el premio a mejor jugador joven del mundial. El mismo Messi que celebró goles con Julián Álvarez, el “pibe” que a los 12 años se tomó una foto con él, el mismo que ahora si demostró en la cancha -como jugador y capitán de su querida selección- porque es el mejor del mundo.

Las criticas y sospechas parecieron confirmarse después de un preocupante debut ante Arabia Saudita, pero aún así, “La Scaloneta” ganó el Grupo C, luego venció en Octavos de Final a Australia, en Cuartos a Holanda en la agonía de los penales y en Semifinales derrotó a una deslucida Croacia.

Y así Argentina llegaba a la Final frente a un gran favorito, el último campeón -la Francia de Mbappé- en un partido que pudo ganarlo en el tiempo reglamentario, también en el alargue, pero una “mueca siniestra de la suerte” como en el tango de Gardel, siempre se lo impedía de la más cruel de las maneras.

Nuevamente la agonía de los penales alargó la espera de un pueblo ansioso de un triunfo en un país en el cual -como ya lo señaláramos- el fútbol está en todas partes, un territorio donde se vive cada segundo de un partido, como si fuera el último de la vida, esta tercera estrella es el sueño de todos, de “Ushuaia a La Quiaca” como expresaba el cantante León Gieco. Así lo vivimos también con alegría, quienes admiramos el sufrido fútbol del Río de La Plata, desde esta Patagonia donde nuestros antepasados Chilotes no supieron de fronteras.

Bien lo dijo la inmensa Silvina Ocampo, escritora de las mejores del medio trasandino, gran olvidada hasta hace un tiempo, pues vivió a la sombra de su marido Adolfo Bioy Casares, de su hermana Victoria e incluso del mismo Jorge Luis Borges. Silvina en su cuento “Intenté salvar a Dios” clama: “¡Pensar que en un partido de fútbol grita y se arrodilla más gente que en una de las procesiones!”.

Por último, una reflexión: más allá de quienes hayan triunfado o enterrado ilusiones en Qatar, pensemos que quizás sea – aun con el VAR- uno de los últimos Mundiales “humanos”. Ya lo predijo Honorio Bustos Domecq (autor ficticio de las obras en colaboración entre Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares) en el relato de 1967 “Esse est percipi” (Ser es ser percibido) título que evoca al filósofo Berkeley, en el cual un directivo de un club es tajante: “No hay score ni cuadros ni partidos. Los estadios ya son demoliciones que se caen a pedazos. Hoy todo pasa en la televisión y en la radio. La falsa excitación de los locutores, ¿nunca lo llevó a maliciar que todo es patraña? El último partido de fútbol se jugó en esta capital el día 24 de junio del 37. Desde aquel preciso momento, el fútbol, al igual que la vasta gama de los deportes, es un género dramático, a cargo de un solo hombre en una cabina o de actores con camiseta ante el cameraman”.

Fuentes de Apoyo:

Borges Jorge Luis, Bioy Casares Adolfo: “Alias”, Obra completa en colaboración. Ed. Sudamericana, 2022.

Corbiere Emilio J.: La Masonería II. Editorial Debolsillo, 2007.

Infobae; ediciones digitales.

Ocampo Silvina: Cuentos completos. Emecé – Planeta, 2017.

Página 12; ediciones digitales

Soriano Osvaldo: Cuentos de los años felices. Ed. Sudamericana, 1993.

Se agradece la valiosa colaboración y datos aportados por Magdalena Susana Muñoz Pizzulić.