Necrológicas

El impacto de la victoria de Javier Milei en el Brasil de Lula da Silva y sus ayudas al gobierno de Argentina

Viernes 18 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
314
Visitas

La victoria de Javier Milei, del partido La Libertad Avanza, en las primarias del domingo pasado en Argentina tuvo también un efecto dominó en el vecino Brasil. De hecho, según muchos analistas, fue un auténtico terremoto político no sólo para Luiz Inácio Lula da Silva, sino también para su gobierno, que lo bautizó de inmediato como el “pequeño Bolsonaro”.

La razón es sencilla: nadie esperaba un resultado así. Antes de la votación Lula, gran defensor del kirchnerismo y del actual Presidente Alberto Fernández, según rumores en Brasilia, había pedido “a Dios ¡que no gane el candidato del mercado!”. Y aunque el refrán local dice que “si el Papa es argentino, Dios es brasileño”, al menos en el pedido de auxilio divino el Altísimo no escuchó a Lula, que ahora palidece ante la agenda de Milei y su posible impacto en la política brasileña si es que gana las elecciones presidenciales.

En particular, al gobierno brasileño le asusta la idea de que la propia existencia de Mercosur esté siendo cuestionada por Milei. El principal bloque comercial de Sudamérica, creado hace 32 años y formado por cuatro países miembros, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y seis países asociados, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam, es uno de los caballos de batalla de la agenda internacional de Lula, que se presenta como el líder de referencia tanto de ese bloque como de toda la región. El fin del Mercosur sería un desastre para el Presidente brasileño tanto en términos de imagen como de gestión del poder en América Latina.

Qué pasará con
Unasur si gana Milei

Según Rogério Pereira de Campos, analista de la Fundación Araporã, “además del Mercosur, la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) también podría sufrir un revés. Creo que éste es el gran problema en las relaciones entre los dos líderes. Pero no creo que haya una gran ruptura entre Brasil y Argentina, ya que sus economías son interdependientes”. La Unasur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), fueron creadas entre 2008 y 2010 por Hugo Chávez para excluir a EE.UU. Brasil, que con Bolsonaro había salido de ambas, con la llegada de Lula reingresó, prefiriéndolas a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) para la que Bolsonaro había iniciado el largo y complicado proceso de admisión.

También una posible dolarización de Argentina se opone a las declaraciones de Lula, que ha defendido repetidamente el proyecto de una moneda única entre los dos países, aparte del dólar. Por no hablar de la política exterior. Milei ya ha anunciado que en caso de victoria considerará a Estados Unidos e Israel como aliados primarios de Argentina, prometiendo incluso un traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, es decir, en dirección contraria a la agenda de Lula, que ha declarado repetidamente, contradiciendo la evidencia histórica, que “la ONU era tan fuerte que en 1948 consiguió crear el estado de Israel y hoy es incapaz de crear el estado palestino”.

El PT contra Milei

Para evitar la ruptura del equilibrio actual en América Latina que una posible victoria de Milei provocaría, el gobierno del PT, el Partido de los Trabajadores de Lula, ya está corriendo para ponerse a cubierto. Se ha quejado repetidamente al Fondo Monetario Internacional (FMI) de los retrasos en la financiación de Argentina, lo que sumiría al país aún más en la crisis, favoreciendo así a Milei. Desde principios de año, Lula también ha intentado por todos los medios ayudar al país vecino a salir de la crisis. Siguiendo instrucciones del Presidente, el ministro de Economía Fernando Haddad intercedió personalmente ante la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, al margen de la cumbre financiera del G7 en Japón, para obtener un alivio del FMI sobre la deuda argentina. 

Lo que Lula hará personalmente en los próximos meses de campaña presidencial argentina sigue siendo un misterio. Hasta ahora ni su equipo ni su Ministerio de Asuntos Exteriores, el Itamaraty, han buscado contactos con el equipo de Milei, contactos que sí tuvieron con Alberto Fernández, Sergio Massa y Horacio Larreta, y probablemente seguirán en esa línea. Al mismo tiempo, según algunos analistas, es difícil imaginar que Lula se ponga abiertamente del lado del candidato peronista Sergio Massa. En caso de derrota, de hecho, el Presidente teme un efecto boomerang sobre sí mismo y su partido con vistas a las elecciones presidenciales brasileñas de 2026. Lula quiere evitar a toda costa que cualquier fracaso electoral del peronismo argentino se vincule a la izquierda brasileña. 

Sin embargo, esto no impide que su partido ofrezca a Argentina estrategias, especialmente comunicacionales, para contrarrestar a Milei, similares a las que utilizó Lula para derrotar a Bolsonaro en la votación de 2022. También hay rumores sobre la propuesta brasileña de crear un “cordón democrático” para frenar el posible ascenso del candidato en Argentina. 

El temor del Partido de los Trabajadores de Lula es que una posible elección de Milei inicie un nuevo ciclo de derecha que se extienda al resto de América Latina. Sin embargo, a pesar de los numerosos apoyos de la familia Bolsonaro al candidato argentino, muchos dudan de que su eventual victoria pueda impulsar el centroderecha en Brasil. Destrozado por los escándalos del ex presidente, por las contradicciones que surgen de la Comisión Parlamentaria Mixta de Investigación (CPMI) de las invasiones del 8 de enero y por un liderazgo mediocre, Milei no será suficiente para levantar la suerte del bolsonarismo.

Contrarrestar al
candidato argentino

En cuanto a los ciudadanos comunes, temen que en las próximas semanas Alberto Fernández se vea empujado a una postura de “todo o nada” para contrarrestar a Milei, e intensifique sus demandas de ayuda económica a Brasil. El ministro de Economía, Sergio Massa, se reunió con Lula hace un mes, en la 62ª Cumbre de Presidentes del Mercosur en Puerto Iguazú. Durante el encuentro, según reveló en sus redes sociales, ambos discutieron sobre el contrato de financiación del BNDES para las empresas involucradas en la construcción de la segunda fase del “Gasoducto Néstor Kirchner”. La primera etapa del proyecto, que conecta los 573 kilómetros de Tratayen, en la provincia de Neuquén, con Buenos Aires, se inauguró hace un mes. La segunda etapa conectará la capital argentina con la provincia de Santa Fe para llegar a los gasoductos del norte del país. Para el gobierno de Lula, la extensión del gasoducto argentino hacia el norte ayudaría en la conexión gasífera con el estado brasileño de Río Grande do Sul. Pero en realidad serían millones de dólares a desembolsar, cuyo coste final recaería sobre los ciudadanos brasileños que pagan impuestos.

Problemas de electricidad

La victoria de Milei se produjo en una de las peores semanas para el gobierno de Lula en meses. Un apagón afectó a todo Brasil de norte a sur durante horas. Siete estados quedaron completamente a oscuras. Entre ellos estaban los amazónicos Amapá, Amazonas, Acre y Rondonia. Los otros dieciocho estados sólo se vieron afectados parcialmente. Según la Información del Boletín Preliminar Diario de Operaciones (Ipdo en portugués), un incidente “causó la separación eléctrica de las regiones Norte y Nordeste de las regiones Sur y Centro-Sur”. 

La Policía Federal y la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) están investigando el caso. La esposa de Lula, Rosângela da Silva, más conocida como Janja, apuntó inmediatamente a la privatización de Eletrobras, la compañía nacional de electricidad, llevada a cabo por el gobierno de Bolsonaro en 2022. La desmintió en las mismas horas el ministro de Energía, Alexandre Silveira, según el cual “la venta del control de la empresa fue mala para el país, pero hasta ahora no hay pruebas de que eso tenga cualquier cosa que ver con el apagón”. El día anterior, el director general de la empresa, Wilson Ferreira Júnior, había dimitido, por razones no reveladas a la prensa.

Combustibles

La cuestión de los combustibles también ha hecho pasar un mal rato al gobierno de Lula esta semana. Tras los temores y rumores de desabastecimiento, el martes la petrolera nacional Petrobras subió repentinamente los precios de la gasolina y el diésel un 16,27% y un 25,82%, respectivamente. Desde mayo, Petrobras había dejado de respetar la paridad internacional de precios para mantener un precio popular de sus productos, pero la medida corría el riesgo de provocar un desabastecimiento en Brasil, ya que el país no es autosuficiente y los precios máximos habían empezado a alejar a los importadores. Según el Presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, este repentino aumento elevará la inflación un 0,4%. Sin embargo, “fue la decisión correcta”, dijo, “no es bueno alejarse demasiado del precio internacional”.