Necrológicas

– Juan Antonio Bustamante López

– Nancy Miranda Lagos

Aunque es legal, cuestionan traspaso de ex sedes CemaChile a fundación religiosa María Ayuda

Martes 16 de Abril del 2024

Compartir esta noticia
113
Visitas

Resulta cuestionable que este traspaso se haya hecho desde una determinación centralista y, por mucho que la beneficiada sea una fundación de Iglesia, por lo que yo podría estar muy contento, pero es una fundación que no tiene presencia en nuestra región y es como si usted pasa por un supermercado, sale la promotora y le dice: ‘¿quiere probar?’ y usted lo prueba”. Así de tajante fue el cuestionamiento que realizó el párroco de Porvenir, padre Alejandro Fabres, al traspaso que hizo CemaChile a la Fundación María Ayuda, de sus dos ex casas sedes en la capital fueguina.

Aunque la transferencia de ambos bienes inmuebles de Porvenir, más el terreno donde se emplazan, se hizo conforme al mandato del Estado -que obligó a CemaChile a devolver al fisco sus numerosas propiedades, adquiridas de modo anómalo durante la dictadura, o bien traspasarlas a instituciones de beneficencia-, llamó la atención que se las haya “donado” a María Ayuda. Esta es una institución particular vinculada al movimiento Schoenstatt de Chile, fundado por el religioso José Kentenich.

María Ayuda es una fundación que según su sitio web, “trabaja para y por los niños, niñas y adolescentes vulnerados en su dignidad y derechos, para darles un buen presente y asegurarles un mejor futuro”, albergando a más de 300 menores en el país con 11 programas de asistencia entre Iquique y Temuco. Sin embargo, su extensión territorial no tiene obra ni presencia alguna en Magallanes.

Fundación con
“lógica empresarial”

“Que se entienda que esto que ocurre con las sedes de Cema en Porvenir no tiene que ver con la Iglesia, porque esto funciona como un ente particular, ni tiene que ver con la Diócesis ni con ninguna congregación que esté presente acá, porque la fundación depende de la Congregación Schoenstetiana”, recalcó el padre Fabres. “Hablé con ellos, les expliqué la situación, ellos lo tienen claro, pero esto funciona desde la lógica empresarial”, acentuó.

“Por eso me da mucha lata y mucha pena. Hay un tema ahí que para mí es sustancial: que siempre que se hace una donación dentro de la Iglesia, se respeta la voluntad del donante y ese terreno fue donado por un antiguo vecino para que funcionaran ahí centros de madres y el donante lo hizo con ese fin a la fundación que corresponde. Desgraciadamente, sabemos el historial que tuvo CemaChile y en eso no podemos quitarle responsabilidad a ‘misiá’ Lucía (Hiriart), de lo que ella hizo”, rememoró el sacerdote.

Apuntó que si ella hubiera tenido una buena administración, los problemas de hoy dejan a varios centros de madres sin un lugar donde poder funcionar, ya que pese al traspaso desde Cema a María Ayuda, se trata de entidades de damas porvenireñas que seguían funcionando en una de las dos ex casas sedes, con al menos una veintena de mujeres. Lamentablemente, ni su directiva ni sus socias han querido referirse al tema, excusándose que no son la voz autorizada para exponer la situación que las aqueja como grupos organizados de la comunidad, si bien le explicaron la situación al párroco fueguino y al seremi de Bienes Nacionales, Sergio Reyes, en reciente visita de la autoridad.

“¿Y a usted no le interesan?”

“Por esas malversaciones de fondos que se dieron con CemaChile en el país, Bienes Nacionales y el Estado debieron intervenir, pero cuando se tome esta medida, por lo menos creo que las fundaciones a las que se les entreguen (las propiedades) debieran ser parte de la Diócesis y de la región”, sugirió el padre Alejandro. Como dato adicional, confesó que cuando se entrevistó con el director espiritual de la Fundación María Ayuda, éste le preguntó si se interesaba en los inmuebles recibidos en donación.

“Le dije que no, porque a mí no me gusta aprovecharme de situaciones que no corresponden. Hubiera sido ‘re-penca’ que aprovechándome de esa circunstancia, las tomara yo en comodato, no corresponde. A quien le tenían que haber dado el comodato, y que tienen personalidad jurídica, es a los centros de madres que ahí funcionan, para que continúen su gestión”, cerró su planteamiento el párroco insular.

Bienes Nacionales:
“No podemos hacer nada”

El seremi de Bienes Nacionales, Sergio Reyes, quien estuvo en Porvenir la semana pasada, explicó que “desde la dictadura a la fecha, estas casas podían ser entregadas en todo el país, según decreto, a fundaciones sin fines de lucro o directamente al fisco, a través del Consejo de Defensa del Estado. En el caso específico de sus ex sedes en Tierra del Fuego, CemaChile las entregó a Fundación María Ayuda y está normado dentro del reglamento jurídico y es legal”.

“(la Fundación) María Ayuda ha señalado que quiere vender ese terreno -agregó-, los centros de madres que existen ahí han conversado con nosotros el tema y lamentablemente ahí Bienes Nacionales no tiene nada que hacer, porque el traspaso ha sido efectivo, pero sí hemos puesto toda nuestra voluntad con las señoras, también con el alcalde, para buscarles un terreno o lo que se pueda hacer”.

Aunque sólo hay conversaciones preliminares, destacó que las socias de los centros de madres realizan “una tremenda labor, hemos estado con ellas, nos han mostrado su obra, viene desde hace años, entonces nuestra idea es ésa. Destacar también la labor que hace el padre Alejandro, que ha estado ahí preocupado porque María Ayuda es una fundación católica, el padre se dirige a Bienes Nacionales, nos dice que está esto y ahí nos esteramos. Esperamos estar pronto con las vecinas y poder aportar en algo”.

Terminó señalando que como autoridad, le llamó la atención el traspaso desde Cema a la entidad religiosa particular antes que al fisco, según se lo expuso el párroco Fabres. Pero aseguró que está dentro de lo dispuesto, según la orgánica legal y la revisión que hizo de los decretos, los traspasos y documentos a la vista en el Conservador de Bienes Raíces.

Propiedad “en venta” diluye objetivo de traspaso a beneficencia

En la actualidad, el espacioso terreno de las dos ex sedes Cema, ubicado en calle Chiloé de Porvenir, entre Santos Mardones y Pedro Silva, luce un cartel “en venta” instalado por la corredora de Propiedades Cárdenas, de Punta Arenas, a quien la Fundación María Ayuda comisionó para vender ambos bienes. Con ello también se diluye el objetivo del Estado, que en su momento fue obligar a CemaChile a cederlas a instituciones que desarrollen “obras de beneficencia”, ya que su fin ulterior quedará al arbitrio de su futuro dueño.