Necrológicas

Lo que se sabe, y lo que no se sabe, sobre el acuerdo de asociación firmado por Rusia y Corea del Norte 

Viernes 21 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
99
Visitas
  • El Presidente ruso, Vladimir Putin, y el líder norcoreano, Kim Jong un, firmaron una nueva asociación que incluye una promesa de ayuda mutua si alguno de los dos países es atacado, durante una cumbre el miércoles que se produjo mientras ambos tienen enfrentamientos cada vez mayores con Occidente.

Tanto el Presidente ruso Vladimir Putin como el líder norcoreano Kim Jong un dicen que una nueva asociación estratégica es un gran avance, pero lo que significa para su relación aún es incierto.

El pacto requiere que ambos países utilicen todos los medios disponibles para proporcionar asistencia militar inmediata en caso de guerra, según los medios estatales norcoreanos. Si bien el acuerdo, firmado el miércoles en una cumbre en Pyongyang, podría representar el acuerdo más fuerte firmado por los países después de la Guerra Fría, hay diferentes opiniones sobre qué tan fuerte es el compromiso de seguridad.

Kim afirmó que el acuerdo elevó las relaciones bilaterales al nivel de una alianza, mientras que Putin fue más discreto y no lo llamó alianza.

Los medios estatales norcoreanos publicaron el texto del acuerdo, que también incluye una cooperación más amplia en materia militar, política exterior y comercio. Rusia no ha publicado su versión del texto.

Las relaciones entre la expansión rusa y la pequeña y aislada Corea del Norte, ambas potencias nucleares, se han calentado significativamente en los últimos años en medio de la creciente acritud de Rusia con Occidente por la invasión de Ucrania y la supresión de toda oposición interna.

Uno de los primeros efectos colaterales del acuerdo se produjo el jueves, cuando el gobierno de Corea del Sur dijo que reconsideraría su política de limitar su apoyo a Ucrania a suministros no letales. Corea del Sur, un exportador de armas en crecimiento, ha proporcionado ayuda humanitaria a Ucrania, pero no ha proporcionado armas directamente a Kiev.

Aquí hay un vistazo a lo que se sabe sobre la nueva asociación, y lo que aún no está claro.

¿Qué prometieron Rusia y Corea del Norte?

La mayor parte del debate sobre el acuerdo de asociación gira en torno al artículo que promete ayuda mutua. Según los medios estatales norcoreanos, la sección establece que si uno de los países es invadido y es empujado a un estado de guerra, el otro debe desplegar “todos los medios a su disposición sin demora” para proporcionar “asistencia militar y de otro tipo”.

Pero también dice que tales acciones deben estar de acuerdo con las leyes de ambos países y el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, que reconoce el derecho de un estado miembro de la Onu a la autodefensa.

Para algunos analistas, eso suena como una promesa de que cualquiera de las dos naciones intervendría si la otra es atacada, renovando una promesa hecha en virtud de un tratado de 1961 entre Corea del Norte y la Unión Soviética. Ese acuerdo fue descartado después del colapso de la URSS, reemplazado en 2000 por uno que ofrecía garantías de seguridad más débiles.

Cheong Seong Chang, analista del Instituto Sejong de Corea del Sur, dijo que el acuerdo se hace eco del lenguaje del tratado de 1961, así como de las disposiciones del tratado de defensa mutua entre Estados Unidos y Corea del Sur sobre la activación de canales para coordinar si cualquiera de los dos enfrenta la amenaza de una invasión.

“Corea del Norte y Rusia han restaurado completamente su alianza militar de la era de la Guerra Fría”, dijo Cheong.

Otros expertos fueron más cautelosos, diciendo que la sección está cuidadosamente redactada para evitar que implique intervenciones automáticas y limita estrictamente las circunstancias en las que cualquiera de los países estaría obligado a intervenir. Y el lenguaje del acuerdo es mucho menos importante que lo que cada nación es realmente capaz de hacer y está dispuesta a hacer, dijo Du Hyeogn cha, analista del Instituto Asan de Estudios Políticos de Seúl.

Si bien es raro que un tratado de defensa explique específicamente que un país está obligado a intervenir automáticamente para defender a un socio bajo ataque, la fuerza del compromiso se puede señalar de otras maneras, como la forma en que Estados Unidos estaciona miles de tropas en Corea del Sur y se coordina estrechamente con su aliado en cuanto a entrenamiento y sistemas de armas. -dijo Cha-. Pero Rusia, por ejemplo, no tiene presencia de tropas en Corea del Norte y los países no tienen un historial establecido en actividades militares conjuntas y coordinación, aparte de las supuestas transferencias de municiones de Corea del Norte a Rusia.

El hecho de que el artículo invoque las leyes internas de los países y la Carta de la onu podría reflejar que Rusia trató de limitar su obligación de defensa a condiciones muy estrechas: cuando está claro que Corea del Norte no instigó la agresión, el ataque contra el Norte está legalmente reconocido en Rusia como guerra y la defensa de Rusia del Norte está justificada por la ONU, -dijo Cha-.

“El acuerdo es una declaración simbólica que promete la expansión de la cooperación, pero deja mucho espacio para la interpretación cuando entramos en práctica”, dijo Cha. “La mayor preocupación sobre la cumbre no es si (Rusia) se comprometió a una intervención militar automática o no, sino la posible expansión de las transferencias de armas norcoreanas a Rusia y las transferencias de tecnologías militares rusas al Norte”.

Putin dijo el jueves que el acuerdo exige asistencia militar “solo si se comete una agresión contra” una de las partes. Dijo que Corea del Sur “no debería preocuparse” por el acuerdo si Seúl no planea ninguna agresión contra Pyongyang.

Al mismo tiempo, Moscú no descarta suministrar armas a Corea del Norte en respuesta a que Occidente suministre armas a Ucrania, que lleva a cabo ataques en territorio ruso, dijo Putin.

“Los que suministran esas armas (a Ucrania) creen que no están luchando con nosotros. Por eso dije, incluso en Pyongyang, que en este caso nos reservamos el derecho de suministrar armas a otras regiones del mundo. Teniendo en cuenta nuestros acuerdos con la República Popular Democrática de Corea, no lo descarto”, dijo Putin.

¿Qué tipos de cooperación militar son posibles?

Putin dijo que no “excluiría el desarrollo de la cooperación técnico-militar con la República Popular Democrática de Corea de acuerdo con el documento firmado hoy”.

Esa declaración, en efecto, formaliza algo que los países occidentales afirman que ya está sucediendo.

Estados Unidos y otros aliados alegan que Rusia ha recibido misiles balísticos y municiones de Corea del Norte a medida que la guerra de Ucrania agota el inventario de Moscú, y que Rusia ha realizado transferencias de tecnología a Pyongyang que podrían aumentar la amenaza que representa el programa de armas nucleares y misiles de Kim.

Los medios estatales norcoreanos también dijeron que el acuerdo requiere que los países tomen medidas para fortalecer sus capacidades de defensa conjunta, pero no especificaron cuáles serían esos pasos, o si incluirían entrenamiento militar combinado.

El acuerdo también pide que los países cooperen activamente en los esfuerzos para establecer un “nuevo orden mundial justo y multipolar”, dijo la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte, subrayando cómo los países se están alineando a medida que enfrentan confrontaciones separadas y crecientes con Estados Unidos y sus aliados.

“Es probable que Rusia y Corea del Norte mantengan los detalles de esta cooperación en secreto, pero el acuerdo es una forma de hacerle saber al mundo, y en particular a Estados Unidos y sus aliados, que trabajarán juntos”, dijo Ankit Panda, analista senior del Carnegie Endowment for International Peace.

¿Cuál es el aspecto económico del pacto?

La asociación también exige el desarrollo de lazos económicos, un tema especialmente importante para Corea del Norte, ya que sufre una serie de sanciones internacionales. Corea del Norte necesita alimentos, materiales industriales y otros bienes, y a su vez puede suministrar mano de obra a la fuerza laboral rusa agotada por la guerra. Esos trabajadores podrían convertir los salarios en rublos a dólares o euros, convirtiéndose potencialmente en una fuente de divisas que Corea del Norte necesita desesperadamente.

Tales actividades violarían las sanciones de la Onu. Horas antes de llegar a Corea del Norte, Putin había prometido en un artículo de opinión que los países superarían juntos las sanciones. Rusia es objeto de sanciones occidentales por su invasión de Ucrania.

Putin dijo que el volumen de negocios entre Rusia y Corea del Norte se ha multiplicado por nueve en el último año, pero admitió que la cantidad en sí sigue siendo “modesta”.