Necrológicas

– Sergio Julio Lillo Descourvieres

– Valeria Ruth Mansilla

– Eduard Kucewicz Koprunner

– Raúl Mayorga Alvarez

– Orfa Luisa Oyarzún Alarcón

Demostración de poder

Portaaviones estadounidense llega a Corea del Sur con armas nucleares

Domingo 23 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
82
Visitas

Un portaaviones estadounidense de propulsión nuclear arribó ayer a Corea del Sur para un ejercicio a tres bandas en el que participa Japón mientras intensifican el entrenamiento militar para hacer frente a las amenazas norcoreanas, que se han intensificado tras un pacto de seguridad con Rusia.

La llegada del grupo de ataque USS Theodore Roosevelt a Busan se produjo un día después de que Corea del Sur convocara al embajador ruso para protestar por un importante acuerdo entre el presidente ruso Vladimir Putin y el líder norcoreano Kim Jong Un esta semana.

El acuerdo promete asistencia mutua en materia de defensa en caso de guerra. Corea del Sur dice que el acuerdo representa una amenaza para su seguridad y advirtió que podría considerar enviar armas a Ucrania para ayudar a combatir la invasión rusa como respuesta, una medida que seguramente arruinaría sus relaciones con Moscú.

Tras una reunión entre sus jefes de defensa en Singapur a principios de junio, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón anunciaron los simulacros Freedom Edge.

El grupo de ataque Roosevelt participará en el ejercicio que se espera que comience en junio. El ejército de Corea del Sur no confirmó de inmediato detalles específicos del entrenamiento.

La Armada de Corea del Sur dijo en un comunicado que la llegada del portaaviones demuestra la fuerte postura de defensa de los aliados y la “firme voluntad de responder al avance de las amenazas norcoreanas”.

Ante las crecientes amenazas norcoreanas, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón han ampliado su entrenamiento combinado y han aumentado la visibilidad de los activos militares estratégicos de Estados Unidos en la región, buscando intimidar al Norte. Estados Unidos y Corea del Sur también han estado actualizando sus estrategias de disuasión nuclear, y Seúl busca garantías más sólidas de que Washington usará rápida y decisivamente sus capacidades nucleares para defender a su aliado de un ataque nuclear norcoreano.