Necrológicas
  • Claudio Alejandro Saldivia Muñoz
  • Juan Orlando Raín Villegas
Se duplicaron las catástrofes naturales

1,2 millones de muertes provocó el cambio climático en los últimos 20 años

Por Agencias viernes 16 de octubre del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

La Oficina para la Reducción del Riesgo de Desastres de la Onu acusó a los gobiernos y les pidió una mejor preparación para los desastres que se avecinan.

El cambio climático es el principal responsable de la duplicación de catástrofes naturales en el mundo en los últimos veinte años, que mataron a más de 1,2 millones de personas, indicó la Organización de Naciones Unidas (Onu).

Entre 2000 y 2019 se produjeron 7.348 desastres importantes, que cobraron 1,23 millones de vidas, afectaron a 4.200 millones de personas y le costaron a la economía mundial unos 2,97 billones de dólares, según la Oficina de la Onu para la Reducción del Riesgo de Desastres.

La cifra supera con creces los 4.212 grandes desastres naturales registrados entre 1980 y 1999, dijo la oficina de la Onu en un nuevo informe titulado “El costo humano de los desastres 2000-2019”.

El fuerte aumento se debió en gran parte a un incremento de los desastres relacionados con el clima, incluidos los fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones, sequías y tormentas, según el informe.

El calor extremo está resultando especialmente mortal.

“Somos deliberadamente destructivos”, dijo a los periodistas la jefa de la UNDRR, Mami Mizutori, en una sesión informativa virtual. “Esa es la única conclusión a la que se puede llegar al revisar los desastres ocurridos en los últimos 20 años”.

Acusó a los gobiernos de no hacer lo suficiente para prevenir los peligros climáticos y pidió una mejor preparación para los desastres que se avecinan.

“Las probabilidades están en nuestra contra cuando no actuamos sobre la base de la ciencia y las alertas tempranas para invertir en prevención, adaptación al cambio climático y reducción del riesgo de desastres”, dijo.

El informe no abordó los peligros biológicos y los desastres relacionados con enfermedades como la pandemia del coronavirus, que ha matado a más de un millón de personas e infectado a más de 37 millones en los últimos nueve meses.

Pero Mizutori sugirió que el coronavirus era “la última prueba de que los líderes políticos y empresariales aún no se han sintonizado con el mundo que los rodea”.

El informe del lunes mostró que se habían registrado 6.681 eventos relacionados con el clima desde el cambio de siglo, frente a los 3.656 durante el período de 20 años anterior.

Si bien las grandes inundaciones se han más que duplicado a 3.254, ha habido 2.034 tormentas importantes frente a las 1.457 del periodo anterior.

Mizutori dijo que las autoridades de salud pública y los equipos de rescate están “librando una batalla cuesta arriba contra una marea cada vez mayor de fenómenos meteorológicos extremos”.

Si bien una mejor preparación y sistemas de alerta temprana habían ayudado a reducir el número de muertes en muchos escenarios de desastres naturales, advirtió que “más personas están siendo afectadas por la creciente emergencia climática”.

El informe del lunes se basó en estadísticas de la Base de datos de eventos de emergencia, que registra todos los desastres que matan a 10 o más personas, afectan a 100 o más personas o resultan en una declaración de estado de emergencia.

Los datos mostraron que Asia ha sufrido el mayor número de desastres en los últimos 20 años con 3.068 de este tipo, seguida de América con 1.756 y África con 1.192.

En términos de países afectados, China encabezó la lista con 577 eventos, seguida de Estados Unidos con 467.

Si bien un clima más cálido parecía estar impulsando el número y la gravedad de tales desastres, también ha habido un aumento de eventos geofísicos como terremotos y tsunamis que no están relacionados con el clima pero son particularmente mortales.

El desastre individual más mortífero en los últimos 20 años fue el tsunami del Océano Indico de 2004, con 226.400 muertes, seguido del terremoto de Haití en 2010, que se cobró unas 222.000 vidas.