Necrológicas
EDITORIAL

Cambios en el gabinete regional

En medio de la ex-pectación por el cambio de gabinete en la Región de Magallanes, ayer se conoció uno de los primeros movimientos a nivel local: la decisión del ministro de Cultura, Ernesto Ottone, con la anuencia del intendente Jorge Flies, de remover de su cargo a la directora regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), Elena Burnás.
[…]

Por La Prensa Austral miércoles 19 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
430
Visitas

En medio de la ex-pectación por el cambio de gabinete en la Región de Magallanes, ayer se conoció uno de los primeros movimientos a nivel local: la decisión del ministro de Cultura, Ernesto Ottone, con la anuencia del intendente Jorge Flies, de remover de su cargo a la directora regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), Elena Burnás.
Según trascendidos, este cambio fue fruto, más que de una evaluación de su desempeño, de las presiones políticas.
Sabido es que, desde que se confirmó al intendente Flies en su cargo, recrudecieron las gestiones para producir movimientos en su gabinete, no sin que antes haya existido la intención de remover al propio jefe del gobierno regional.
Con la Presidenta Michelle Bachelet enfrentando un mar turbulento producto de vientos que se levantan desde el interior de la propia Nueva Mayoría, pensar en un segundo tiempo para este gobierno es difícil y, obviamente, en medio de tanto desorden es fácil sacrificar a quienes no tienen “padrinos” ni “madrinas” ni tiendas políticas que lo avalen.
Lo esperable es que, si el intendente entró en tierra derecha en términos de los cambios que va a introducir en su equipo, sean evaluaciones objetivas las que alienten dichas decisiones y no caprichos políticos.
Así, en su gabinete existe un número importante de secretarios regionales ministeriales y de directores de servicios respecto de los cuales parece aconsejable realizar una evaluación seria. El desempeño de buena parte de éstos ha sido más bien discreto, por no decir deslucido, y han sido varias las falencias observadas.
Entendiendo que todo cambio busca enmendar rumbos y/o reforzar lo que se ha hecho bien, se presenta una oportunidad para que el intendente tome decisiones acertadas en esta materia, que resista imposiciones donde un solo sector salga favorecido y que sus negociaciones con los ministros aseguren para la región un necesario y prudente equilibrio político.