Necrológicas
  • María Juana Klein Hernández

Historias de “Ases del Volante”

Por La Prensa Austral Miércoles 6 de Enero del 2021
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
182
Visitas

Había soñado junto con (José) “Pepe” Grimaldi y Mauricio Sekulovic unir Tierra del Fuego con Alaska en un Ford T, a fines de los 60. Esas largas tertulias en el (Café) “Ñandú” fueron cubiertas por “La Prensa Austral” profusamente durante algunas semanas. Al final no cuajó.

En la misma época se imbuía, a través de las revistas argentinas “Automundo” y “Corsa” que les llegaban religiosamente a Punta Arenas a través de la librería de “Florentino Fernández”, de donde seguía el gran automovilismo Argentino de los ‘60.

Entre otros, lo habían hecho soñar también la “Misión Argentina” en las 84 Horas de Nurburgring del año ‘69, con los Torino 380 W y Juan Manuel Fangio como Jefe de Equipo y Di Palma, Galvatto, “Cacho” Fangio, Cupeiro, Copello y otros maestros del TC como pilotos de los tres Torinos.

24 HORAS R. GALLEGOS

Cuando se iniciaron “Las 24 horas de Río Gallegos” en 1970, su mente no descansó hasta que junto a su compadre Luis “Pájaro” Domic adquirieron en 1972 una Coupe Fiat 1.500 con la que como binomio fueran a representar a Punta Arenas y a Chile.

Esta inédita prueba de fuerza y resistencia se corrió en un circuito mixto de tierra y asfalto, en lo que hoy es parte del autódromo riogalleguense “José Muñiz” y sectores aledaños de la Ruta 3.

La prueba se disputaba el 4 y 5 de noviembre de 1972. Por esos días, la esposa de Humberto “Betoto” Vera, Elba, embarazada ya con más de ocho meses, esperaba dar a luz en cualquier momento.

El día jueves, previo a la carrera, partieron gran cantidad de hinchas tuercas puntarenenses a la capital de la Provincia de Santa Cruz para participar de este maravilloso evento automotor.

MISION PUNTARENENSE

“Betoto” le dijo a “Lucho” que partieran y que él se uniría a la “Misión Puntarenense” apenas su esposa diera a luz.

Acompañaba a “Lucho” Domic como parte del equipo, el mecánico y preparador de la Coupe, el joven Alejandro “Rancho” Pérez.

Viernes 3 de noviembre y quedaban pocas horas para el inicio de la carrera, Elba fue internada ese día en el Hospital Regional de calle Angamos. La niña no llegaba, las horas se acercaban. A las 15 horas del día sábado 4 de noviembre se largaban las 24 Horas.

La pequeña Ximena al fin nació cerca de las 16 horas de ese sábado 4 de noviembre de 1972. La carrera ya había largado hacía una hora.

RUMBO A MONTE AYMOND

“Betoto” pudo ver a su hija nacer, a su mujer en buen estado y partió a Monte Aymond con sus tíos Pedro y Violeta que lo llevaron en su Chevrolet Camino, similar a la que corría por esos tiempos don Esteban Guic.

Humberto llegó cerca de la medianoche al autódromo de Río Gallegos. La carrera había largado hacía ya varias horas.

“Chancletero” le dijeron sus amigos tuercas en el autódromo, quienes lo conocían de las viejas carreras de las Ranchero. ¡¡¡ Finalmente su sueño y esfuerzo de ser parte de esta carrera se había amalgamado con la bendición de ser padre de su pequeña hija !!!.

Su puesto de piloto fue cubierto por el debutante Alejandro “Rancho” Pérez, quien a la vuelta de los años sería campeón de Turismo Carretera, el que junto al, en esos tiempos, experimentado Luis “Pájaro” Domic, obtuvieron el tercer lugar en la mítica carrera de las 24 Horas, meta a la cual llegaron empujando la noble y hermosa Coupe Fiat 1.500.

La Ximena hoy tiene 48 años y “Betoto” corre con “Lucho” en los circuitos infinitos, junto a los otros grandes gladiadores de la Patagonia.